Voz del Papa

Francisco: “Nada de puertas blindadas en la Iglesia”

“Una Iglesia que no es hospitalaria o una familia cerrada en sí misma sería una realidad terrible, que mortifica el Evangelio y hace más árido el mundo”.
Ciudad del Vaticano (AICA): En vísperas del Año de la Misericordia, que comienza el 8 de diciembre con la apertura de la Puerta Santa, el papa Francisco explicó en la audiencia general que es “una puerta que se abre en la Iglesia para salir al encuentro de aquellos que por tantas razones se encuentran lejos”.
El pontífice argentino destacó que “las familias están invitadas a abrir sus puertas para salir al encuentro de Jesús que nos espera paciente, y que quiere traernos su bendición y su amistad”.
“Una Iglesia que no es hospitalaria o una familia cerrada en sí misma sería una realidad terrible, que mortifica el Evangelio y hace más árido el mundo”, advirtió en su catequesis.
Francisco dijo ante una multitud de peregrinos reunidos en la plaza de San Pedro que “la puerta abierta nos habla de confianza, de hospitalidad, de acogida. La puerta es para proteger pero no para rechazar, y además no puede ser forzada, pues la hospitalidad brilla por la libertad de la acogida”.
“Jesús siempre llama, siempre pide permiso. Al mismo tiempo, la puerta debe abrirse frecuentemente, aunque sólo sea para ver si hay alguien que espera y que no tiene el valor ni la fuerza para llamar”, agregó.
El Santo Padre fundamentó su catequesis en el evangelio de San Juan, en el que Jesús se compara con la puerta del redil, aquella en donde el hombre encuentra seguridad.
“Una puerta por la que podemos entrar y salir sin temor. La Iglesia debe colaborar con Cristo como el guardián del que habla el evangelio, escuchando la voz del Pastor y dejando entrar a todas las ovejas que Él trae consigo”, aseguró.
Por último, Francisco invitó a pedirle a la Sagrada Familia, “que supo lo que significa encontrar una puerta cerrada, que ayude a los hogares cristianos a ser un signo elocuente de la Puerta de la Misericordia, que se abre al Señor que llama y al hermano que viene”.

A %d blogueros les gusta esto: