Choluteca Diócesis

“En Honduras cualquier medio para enriquecerse parece legítimo”

Monseñor Guido Charbonneau:
“En Honduras cualquier medio para enriquecerse parece legítimo”
Bajo el lema “Centinelas de la mano de María, construyendo la nueva evangelización” se realizó el XII Encuentro Nacional Juvenil de la Renovación Carismática Católica en la calurosa ciudad de Choluteca.
Texto y fotos: Eddy Romero
emromero@unicah.edu
Más de ocho mil jóvenes de todas las diócesis del país se congregaron recientemente en la ciudad de Choluteca para vivir el Encuentro Nacional Juvenil. Desde tempranas horas, un centenar de autobuses se miraban en la carretera que conduce de la capital hasta la Sultana del Sur.
Con mucho entusiasmo, los muchachos llegaron hasta la Plaza la Democracia, en donde comenzaría esta jornada juvenil. Como es característico de la Renovación Carismática, el canto no se hizo esperar, las alabanzas a Dios eran coreadas por los miles de jóvenes que se hicieron presentes.
En este lugar, Monseñor Guido Charbonneau, Obispo de Choluteca,  dio la bienvenida a los jóvenes, les invitó a tener “un compromiso más fuerte con Jesús, con el Espíritu Santo, con nuestra Iglesia y también con la sociedad”. Posterior a esto, realizaron el rezo del Rosario con la alegría que caracteriza a este movimiento de la Iglesia Católica.
Se dirigieron al estadio Fausto Flores Lagos de la zona sur del país, que se convirtió en un verdadero Cenáculo.

JÚBILO
Al llegar al recinto deportivo, los jóvenes fueron ubicados según su lugar de procedencia, aunque esto sólo sería al inicio, ya que el mismo impulso del Espíritu Santo, provocó en los muchachos el sentimiento de estar juntos frente al escenario, convirtiéndose en un sólo grupo que alababa al Señor.
El Coro San Francisco de Asís comenzó la jornada con mucha animación, los jóvenes se gozaban y disfrutaban de una verdadera fiesta con Jesús en la zona sur; el Espíritu Santo se derramaba y el júbilo era abundante.
Cantos, bailes, alabanzas y agradecimientos a Jesús se hicieron presentes en este lugar. Un grupo de jóvenes realizó frente al escenario una coreografía con la canción oficial de este Encuentro Nacional.
En el lugar habían dos escenarios, uno donde se llevaba a cabo toda la parte artística y de predica del lugar y otro exclusivamente para la celebración eucarística.

CENTINELAS
La Cruz Procesional encabezaba la Procesión de Entrada, en donde todo el clero de la Diócesis de Choluteca, junto a su obispo, se hizo presente para celebrar la Eucaristía con los miles de jóvenes participantes. En su mensaje, Monseñor Charbonneau invitó a los jóvenes a ser centinelas de Jesús. “Cristo los invita a un compromiso muy serio, ser centinelas de la mano de María, construyendo la nueva generación”.
El obispo misionero dijo que así como explicaban las lecturas de ese día, “en Honduras somos tentados por el afán de los bienes materiales, que nos llevan a hacer de las riquezas un dios, cualquier medio para conseguir riquezas parece legítimo; la corrupción, la extorsión, el tráfico de drogas y tantos otros ídolos que existen. En el altar de las riquezas mal habidas, las personas son sacrificadas, asesinadas, trata de personas, violencia, son manifestaciones de esa pérdida de fe y de los valores que hemos recibido”
Ante esto, a la luz de la misma Palabra de Dios, el obispo dijo que “el centinela es el que vela, dispuesto a dar la alarma ante cualquier ruido que oye, un vigilante que se duerme, no sirve para nada. Ustedes jóvenes son los centinelas del mañana, con sus convicciones y compromiso, en su familia y en la sociedad, cambiarán el rumbo de este mundo, construirán una sociedad más justa, fraterna y pacífica”.  Explico que para ser centinelas auténticos, “tienen que ser discípulos misioneros de Jesucristo. Es necesario también que estén al lado de los que sufren, haciéndose cargo de sus debilidades y de sus dolores, vale la pena hoy ser centinelas con Jesús”.
Al finalizar la Eucaristía, se realizaron dos actos que arrancaron los aplausos en el estadio. El primero fue la entrega de un reconocimiento a Monseñor Guido por toda la colaboración que brindó para la realización de este encuentro nacional. El otro acto fue la lectura de una carta enviada por el Papa Francisco, en donde saludaba a todos los que participaron en este encuentro y en la cual pedía que rezaran por él  e impartía su bendición apostólica.

PRÉDICAS, ADORACIÓN Y UN POCO MÁS
Posterior a la Eucaristía, sin dejar un momento para descansar, la animación siguió. Se presentó el Ministerio Espada de Dios, quienes pusieron a bailar nuevamente a los jóvenes.
También contaron con la presencia del padre Víctor Ruíz, Asesor Nacional de la Renovación Carismática, quien brindó una predica sobre la “Santidad y la Castidad”.
En el escenario hizo su aparición la Arquidiócesis de Tegucigalpa con las “Universidades Renovadas” quienes presentaron una obra sobre la realidad nacional. Asimismo, realizaron un momento intenso de oración y lanzaron el proyecto de creación de grupos de oración en los colegios y universidades de todo el país.
Prosiguió otro momento de animación por parte de Espada de Dios y luego se tuvo la predica del padre Deyvis Onel López, procedente de la Arquidiócesis de Managua, Nicaragua. Esta disertación continúo con uno de los momentos más significativos de toda la vigilia, la presencia de Jesús Sacramentado que recorría el estadio. Al pasar, muchos caían de rodillas, las lágrimas en sus rostros eran notorias, el canto acompañaba ese momento y Dios que se quería hacer cercano a todos, pasaba por todos los lugares. El padre Noé Briceño, párroco de San Marcos de Colón, Choluteca realizó en este momento una oración de liberación y sanación.
Para finalizar esta vigilia se tuvo un momento mariano, que concluyó con la quema de pólvora y juegos pirotécnicos. Cabe resaltar que durante todos estos momentos, los jóvenes estuvieron despiertos, participativos y compenetrados en lo que realmente andaban viviendo.

A %d blogueros les gusta esto: