Diócesis San Pedro Sula

Familia, valor insustituible de la sociedad

La familia de Ligia y Jorge Romero, entregó el kit del ELA al Cardenal y él respondió cantándole Las Mañanitas a Jorge en su cumpleaños.
La familia de Ligia y Jorge Romero, entregó el kit del ELA al Cardenal y él respondió cantándole las Mañanitas a Jorge en su cumpleaños.

Inyectados con una fuerza divina, salieron todos los participantes del Encuentro Latinoamericano del Movimiento Familiar Cristiano, ELA, realizado por primera vez en Honduras.

Fotos y texto: Johanna Kattán

jokattan@suyapamedios.com

Los corazones de diversos matrimonios de Latinoamérica salieron más enamorados, rebosantes de paz y entusiastas por disfrutar y cuidar su tesoro: la familia. Durante tres días, en San Pedro Sula se vivió el Encuentro Latinoamericano del Movimiento Familiar Cristiano, ELA.

Participaron unas 600 personas de 18 países donde existe el Movimiento Familiar Cristiano, MFC. Ligia y Jorge Romero, coordinadores de la zona 1 a nivel de Latinoamérica, realizaron junto a un equipo de emefecistas, una tremenda labor, un reto, al prepararse para el desarrollo de este evento realizado primera vez en Honduras.

“La organización de nuestro Encuentro Latinoamericano implicó la formación de 4 áreas de trabajo, cada una con diferentes comisiones, todas ya tenían claras sus responsabilidades”, expresó. “Desde el mes de abril se empezaron a realizar reuniones de trabajo. También se visitaron muchas empresas solicitando patrocinio para que más familias hondureñas pudieran asistir a este evento”.

Dijo que esperaban aproximadamente unas 600 personas y llegaron un poco más de 680 extranjeros de 16 países de Latinoamérica y de Estados Unidos como invitados, el resto hondureños, incluyendo 70 seminaristas mayores. “Vinieron los sacerdotes asistentes eclesiales nacionales de unos 10 países. Todos los visitantes se hospedaron en hogares de familias del MFC”, manifestó el matrimonio Romero.

El obispo responsable de la pastoral familiar en Honduras, Monseñor Darwin Andino, en la misa de apertura del ELA 2015, indicó que actualmente se está viviendo una crisis de obediencia, en la que los hijos no obedecen a sus padres.

Advirtió que todos estamos llamados a pertenecer a la familia de Dios. “La Palabra de Dios escuchada en familia da vida. Los esposos tienen una gracia de estado. La familia, iglesia doméstica, quiere decir que los padres son ahí unos sacerdotes. Es en el hogar donde se da culto a Dios”.

“La vida inicia en familia. Todos hemos nacido de un hombre y una mujer”, subrayó Monseñor Darwin. “Tenemos que apostar por la familia, y hacerle ver que tiene una misión. Salvando las familias, salvamos la humanidad. No nos cansemos de anunciar la Palabra de Dios, no se cansen de hablarle a sus hijos de Jesucristo”.

VIVIR DESDE EL EVANGELIO

Con una lluvia de aplausos fue recibido el Cardenal Óscar Andrés Rodríguez en el ELA 2015. El Cardenal con su usual alegría, comenzó felicitando al MFC por la organización de este encuentro de familias y agradeció la asistencia a este evento de los representantes de 19 países. Luego cantó La Alegría del Evangelio, y con entusiasmo se enfocó en la realidad de las familias.

Inició su charla mencionando el interés del Papa Franciscos en el tema de la familia, a tal extremo de dirigir un sínodo de la familia. “El Papa Francisco nos dice: no quiero una iglesia dormida, quiero una iglesia en salida, porque comprende que la familia tiene una vocación y una misión en la iglesia y en el mundo entero”, expresó el Cardenal.

Señaló que ya está producido el Documento Post Sinodal de la Familia, el cual fue publicado en el idioma italiano, pero que se espera que pronto lo publiquen en los diferentes idiomas para que todos tengan acceso a ese documento que pretende renovar y unir la vida de las familias.

Dijo que la primera parte del documento subraya que la iglesia escucha a las familias. “Encontramos que la familia hoy está ubicada en un contexto antropológico cultural, en un contexto sociocultural, en un contexto religioso de muchos cambios y en un contexto en el cual hay contradicciones culturales enormes, en un contexto en cuál hay conflictos”.

“La familia es frágil hoy en día pero también es fuerte y el documento nos habla de eso, hay tensiones, hay debilidades, hay fragilidades. Hay fragilidades pero también hay fortaleza”, indicó el Cardenal. “Una misión del MFC es afianzar las fortalezas porque son muchas, pero necesitan también ser cultivadas”.

Luego señaló que el documento Postsinodal muestra a la familia en todas sus realidades, “la familia sin duda alguna sufre el contexto socioeconómico claro que si tampoco se puede ser irresponsable al comenzar una familia. No van a vivir en el bosque. Son cosas que hay que pensar y preparar la familia sin embargo, es un valor un recurso insustituibles de la sociedad y como recurso insustituible si queremos aceptar cualquier modelos de familia”.

“El modelo de la familia está en la Palabra de Dios, sin embargo ya sabemos que hay políticas que pueden estar a favor de las familias y otras políticas que pueden estar en contra de la familias. El documento también nos habla de estos, para que podamos también desarrollar una acción. Muchas veces en algunos países hay una legislación que no es lo mejor; y dónde están los cristianos católicos con su fe? Calladitos y bien guardaditos; y dice el Papa, yo no quiero una Iglesia así, yo quiero una Iglesia en salida, que tiene también esa responsabilidad de hacer oír su voz”.

Una realidad marcada por primera vez en un Sínodo de la Familia, es el problema de la soledad. “Nos estamos dando cuenta que una sociedad con tanto desarrollo en la comunicación, las tecnologías magnificas que hoy manejamos, puede conducir a muchas personas a vivir solos, a vivir encerrados en sí mismo y es un problema bastante agudo y, por otro lado, la precariedad”.

El Cardenal destacó que en el Sínodo se remarca que la oración en familia mantiene la unidad de sus miembros, además es una gran catequesis. Expresó que la Pastoral Familiar tiene que cambiar. “El propósito de la exhortación post sinodal, llama a estar manos a la obra. Aquí trata a las personas no casadas pero que tienen una familia, por consiguen no están excluidas de la Iglesia”. Concientizó a los participantes en pensar también en la familia de los migrantes, de los que màs pobres.

“SÉ UNA BENDICIÓN”

Una lista de consejos vitales compartió, Héctor Yepes, vicepresidente del MFC Guayaquil, Ecuador. Comenzó haciendo referencia al momento en el que Dios llama a Abraham y le dice: “Sé una bendición”. Yepes, también Director de Valores del Centro de Estudios Espíritu Santo, recuerda que el actuar no puede ser desde nuestro criterio sino desde el punto de vista del Señor, con una primera, segunda o tercera conversión, pero siempre quedándonos con un concepto: “EL Señor nos ha llamado, a salir de la tierra y ser luz del mundo en el MFC y en el lugar donde nosotros debemos reverdecer, ser una luz, es en este Movimiento en que el Señor ha puesto en nuestras manos”.

“El amor es paciente, el amor busca el bien de la persona amada, desde allí, viviendo en el eje del amor, puedo ser una bendición para mi esposa, para mi esposo, ¿Pero cómo puedo tener amor, si no tengo virtudes?, ¿si no tengo valores?

Yepez señala que el MFC está llamado a vivir esta esperanza del corazón Jesús y de María, una conversión profunda “que podamos arrancar las almas al demonio y ponerlo a nuestros pies como dice la escritura, debemos atrevernos a tener el coraje de ser santos y ser la diferencia, que no me importe lo que dicen los demás y ver lo que dice la palabra de Dios, pues me lo dice a mí. La evangelización pasa por la familia, y a nosotros nos toca luchar en este combate».

El Obispo de la Diócesis de San Pedro Sula, Ángel Garachana, se mostró contento con el desarrollo de este evento. “Estos son acontecimientos que sin duda fortalecen la Pastoral Familiar, haciéndola intensa y vigorosa y especialmente al MFC que es un Movimiento que forma parte de la Iglesia.

Durante la misa de clausura, Monseñor Garachana dijo que ahora los hogares se mantienen con cierta indiferencia ante el dolor de los demás. “Hay muchas familias cerradas, en casas cerradas, muros altos, familias cerradas en espacios donde estoy alejados. La familia tiende a encerrarse”.

Monseñor Garachana enfatizó en que deben socializar entre todos los miembros que como familia tienen una misión, “la misión de ser solidarios, compasivos y crear un mundo más fraterno. La familia cristiana es constructora de la sociedad”.

Mensaje Presidentes Latinoamericanos: Lucìa y Ricardo Araujo.

“En este XV Encuentro Latinoamericano del MFC, evento de suma importancia en el caminar de nuestro Movimiento, damos las gracias a Dios por coincidir con cada uno de ustedes en este apostolado, comprobando que la presencia de Dios en nuestras vidas hace del trabajo un gozo, que se ve reflejado en la unidad y fraternidad que se vive en cada actividad.

Damos las gracias a nuestros hermanos de esta hermosa Diócesis de San Pedro Sula, en Honduras, que se congratulan con tan importantes visitas y han abierto las puertas de sus hogares y corazones, se han organizado con mucho cariño, dando su mejor esfuerzo para que este XV ELA sea una gran fiesta. Que este gran evento sea inolvidable para todos, donde nos enfoquemos a vivir el estudio, la reflexión, la espiritualidad y seamos: Matrimonios y familias plenamente vivos, en la vocación y misión de la Iglesia en el mundo contemporáneo”.

La familia enfrenta enormes desafíos que influyen directamente en su existencia y estabilidad, pero al mismo tiempo le proporcionan la oportunidad de ser la primera protagonista de un proceso de cambio. Es por esto que nuestro objetivo principal es: identificar las acciones que debemos efectuar hoy, a través de la reflexión y el análisis de los retos que enfrenta el matrimonio y la familia en la actualidad, para lograr que estos permanezcan plenamente vivos de acuerdo con la Palabra de Dios y el Magisterio de la Iglesia Católica”.

A %d blogueros les gusta esto: