Diócesis San Pedro Sula

Abuela de 80 años se gradúa con honores en Unicah

El Obispo  de la Diòcesis de San Pedro Sula, Àngel Garachana , colocò la medalla de oro por su alto índice académico.
El Obispo de la Diòcesis de San Pedro Sula, Àngel Garachana , colocò la medalla de oro por su alto índice académico.

Pasaron los años pero no su sueño, en su octava década de vida, Refugio Amanda Elvir Osejo obtuvo su título de Licenciada en Teología Pastoral, y desea seguir estudiando.
Johanna Kattan
jokattan@suyapamedios.com
Fotos Carlos Alvarenga/Johanna Kattán
El birrete azul resaltaba sobre sus cabellos grises, su rostro marcado por la experiencia de años de vida, lucía radiante. Detrás de sus lentes, sus ojos llenos de emoción rejuvenecían su mirada. Con orgullo lucía una toga,que cubría su traje elegante,  elegido para celebrar un gran logro en su vida, graduarse de la universidad.
A sus 80 años de edad, Amanda Elvir hizo realidad su sueño. Recibió su título de licenciada en Teología en la Universidad Católica de Honduras, Unicah, en el Campus San Pedro y San Pablo ubicado en San Pedro Sula.
Cuando en el estrado mencionaron su nombre, Amanda caminó como una triunfadora, sin importarle tener que ayudarse de un bastón para moverse y no permitir que una reciente caída le obstaculizara celebrar su sueño logrado. Amanda demuestra con su ejemplo que más vale aferrarse a los sueños, seguir, no detenerse ante los obstáculos en el camino ni acobardarse ante la vejez.“Me siento muy bendecida, creo que es un gran regalo, y cuando digo creo, es como el creo que decimos en el credo, no que me parece si no que creo que es uno de los mejores regalos que me ha dado el Señor”.
En su juventud se especializó en el rol de madre, educando a sus dos hijos. Al pasar el tiempo se dedicó a cuidar de su madre hasta en elúltimo día de vida. Ya siendo abuela de seis nietos, decidió retomar su sueño. “De las cosas que más me ha llenado mi vida, y lo he buscado siempre que he podido de múltiples maneras, y una vez que ya tuve más tiempo para mí misma fue que tomé la decisión de tomar una formación a nivel universitario, y sobre todo algo que había anhelado desde hace cuarenta años, con el Diplomado de Teología que se sirve en la diócesis, no lo pude tomar por la falta de un bachillerato, así que inicié por ahí.
“Nunca es tarde para estudiar, yo con ochenta años y si la salud me lo permite continuaría, la licenciatura apenas es un pasito, quisiera seguir caminando”, expresa la nueva licenciada en Teología Pastoral.  Durante cinco años disfrutó sus clases y creó lazos de compañerismo. “Es una de las cosas más nobles que he tenido,  desde que iniciamos con el retiro de inducción, hemos hecho cinco años maravillosos con mucho respeto y con mucho espíritu de cooperación, en estos estudios, no se trata de sólo recibir si no también compartir, dar y recibir conocimiento, yo recibo de ellos y ellos reciben de mí, y en ese sentido nos hemos sentido todos regalados”.
Servir le llena de vida. Ahora entre sus metas está mejorar su salud. Ella se declara una “mujer de parroquia” así que aspira con esta formación avanzada, servir más en su Parroquia Sagrado Corazón de Jesús en Puerto Cortés. Ella es agente pastoral desde 1969, inició con el padre Antonio Quetglas, actualmente sirve en Puerto Cortés, Parroquia Sagrado Corazón de Jesús.
Su tesis universitaria la trabajó sobre la realidad de la familia en la Diócesis de San Pedro Sula que comprende el departamento de Cortés, basado en la visión de la economía y la familia  por Gary Becker, premio Nobel de Economía, quien habla de manera maravillosa sobre como aporta la familia a la sociedad, y como los padres ponen de lado viajes, carros, casas o cualquier otro bien en pro de preparar a los hijos, y Amanda lo pudo visualizar desde su experiencia de vida, pues dejó el colegio a los 17 años y regresó a los 70 años, por dar apoyo a su familia, y particularmente cuidar de su madre hasta que falleció en el 2004, permitiéndole retomar sus metas de hace tantos años.

“Quiero decirles una frase que tenemos entre nosotros los que nos estamos graduando hoy de licenciados en Teología Pastoral: “El Señor ha estado grande con nosotros y estamos alegres”.

A %d blogueros les gusta esto: