Actualidad

Vivir en un ambiente de paz es un anhelo latente en la sociedad

p12taller2
De varias partes del país llegaron jóvenes y adultos para unirse a esta gran lucha de trabajar por un mundo mejor.
Texto y fotos: Lilian Flores
liflores@unicah.edu
Síguenos en http://www.fidesdiariodigital.com
En las instalaciones de la antigua escuela Emiliani de la colonia Kennedy, se desarrolló el taller “Constructores de Puentes de Paz” impartido  por Sor  Mari Marcelle Desmarais, Directora General del Instituto de Formación Humana Integral de Montreal, Canadá.
A este asistieron más de cien personas, de diferentes lugares del país, cabe mencionar que no solamente personas de los movimientos de la Iglesia asistieron a él, sino todas aquellas personas que se propusieron ser puentes de paz y acabar con lo que hace daño a la humanidad.
Claro está que la tarea no será fácil, pero no hay peor lucha que la que no se hace, cada uno de los asistentes son conscientes de la responsabilidad que ellos mismos quisieron asumir por su propia voluntad, movidos por la realidad que vive el país.
NECESIDAD
El anhelo de toda la población hondureña, es vivir en un ambiente de paz, donde se pueda caminar por las calles sin ningún riesgo, donde ya no haya violencia, delincuencia, rencores, egoísmo, mucho menos destrucción y división dentro de las familias por razones que no valen la pena.
Motivados por la necesidad de un ambiente de paz, un grupo de jóvenes acompañados por la religiosa Hilda Gonzáles, de las Hermanas del Santo Rosario, llegaron desde Ciudad Nueva Choluteca, para recibir la formación, seguir las líneas y empezar a trabajar por el cambio. “Es un lugar bastante difícil por la situación de violencia que viven los niños y jóvenes de este sector, a menudo hace falta alguien quien los oriente y los ayude a ir por el camino correcto, y que puedan ser constructores de paz”, Hermana Hilda Gonzáles.

DESARROLLO DEL TALLER
La temática no se basó en las tradicionales charlas, fue un trabajo personalizado, esto permitió que la formación se integrará en cada uno de los presentes, por lo general estamos acostumbrados a llenarnos la cabeza de teoría, pero muchas veces esa teoría solo queda en la cabeza y  no pasa al corazón, es por eso que Sor Marcelle buscó una dinámica diferente.
Se crearon grupos de trabajo y estos fueron acompañados por  hermanas que han sido formadas en Montreal Canadá, con este mismo tema.Los cantos y las dinámicas también fueron parte de este taller.
Sor Marcelle trabaja con el proceso de actualización de Fuerzas Vitales Humanas, esto permite a la persona, descubrir que es valiosa, que Dios le ha dado un potencial que muchas veces no se da cuenta.
La mayor fuerza que el ser humano tiene es el amor, pero con todo lo que vive a diario no se da cuenta, que para ser feliz tiene que poner en práctica ese amor, y la mejor manera es sirviendo a los demás.
“Todo el mundo quiere amar y no sabe cómo”, basándose en esa frase la expositora trabajó en base  a las experiencias de cada uno, “muchas personas han hecho actos de amor pero no se dan cuenta, dándose cuenta de lo que hacen se construyen puentes con conciencia, es importante darse cuenta de las trampas que cortan el amor y no les permiten ser felices”.

A %d blogueros les gusta esto: