Arquidiócesis

Júbilosa investidura de la Basílica de Suyapa

Se contó con la presencia de casi toda la Conferencia Episcopal de Honduras, sólo falto Monseñor Luis Solé. Les acompaño el Nuncio Apostólico.
Se contó con la presencia de casi toda la Conferencia Episcopal de Honduras, sólo falto Monseñor Luis Solé. Les acompaño el Nuncio Apostólico.

“Desde aquí se debe irradiar la Gloria de Dios, sobre todo, irradiar bondad, amor, misericordia y perdón”. Cardenal Rodríguez.
Eddy Romero
emromero@unicah.edu
Fotos: Eddy Romero/Suyapa Banegas
Síguenos en http://www.fidesdiariodigital.com
Con la presencia de casi todos los obispos de Honduras, recientemente se realizó una Eucaristía para agradecer a Dios el nombramiento de Basílica Menor que hizo el Papa Francisco al entonces Santuario Nacional Nuestra Señora de Suyapa.
El día de Nuestra Señora del Santo Rosario, se daba el anunció del nombramiento de la Basílica, semanas más tarde, el pueblo fue congregado para elevar oraciones a Dios y agradecerle por este hermoso gesto para los hondureños.
Desde tempranas horas, el padre Carlo Magno Núñez, párroco y rector de este recinto comenzaba los preparativos con su equipo de trabajo. Poco a poco la casa de María se iba llenando de fieles, que quedaban asombrados por los recientes cambios que esta presenta.
Familias, religiosas, seminaristas, abuelos, empresarios, trabajadores, niños y jóvenes estaban presentes, ya que todos son bienvenidos en la Basílica.
Monseñor Novatus Rugambwa, Nuncio Apostólico en Honduras, al inicio de la celebración  leyó el decreto donde oficialmente es declarada Basílica de Suyapa, ante la presencia de casi toda la Conferencia Episcopal, el clero de Tegucigalpa y gran cantidad de fieles que dijeron presente en esta Misa.

MENSAJE
En la Homilía, el Cardenal Rodríguez resaltó la función de la Basílica, como un lugar de misericordia para todos. “Uno de los requisitos para que podamos tener una Basílica es que se celebre constantemente el Sacramento de la Reconciliación, para todos los fieles y desde esta casa queremos que en el año de la Misericordia que está por comenzar, se pueda servir a toda hondureña y todo hondureño que arrepentido de sus pecados, quiera recibir el baño del agua de la gracia, para irradiar bondad, perdón y misericordia hasta todos los rincones de nuestro país”.
“Esta Basílica, construida durante más de 60 años, por amor de los fieles a la Madre del cielo, ese amor nos debe dar la convicción que nada ni nadie nos puede separar de Cristo, Dios nos ama, esta de nuestra parte” dijo el prelado hondureño.
“Quiere ser también esa casa del consuelo de Dios para el pueblo hondureño, que sufre tanto, una violencia sin sentido, una cultura de la muerte que debemos luchar sin desfallecer para erradicar de nuestro país, una indiferencia frente a la Palabra de Dios que nos pide convertirnos y creer en el Evangelio”.
“Hoy la Palabra nos cuestiona en esta casa de Dios, ¿Estamos dispuestos a una entrega tan decidida como la de Jesús? Incluso cuando aquellos a quien queremos servir, se vuelvan contra nosotros, tenemos un corazón bueno, lleno de misericordia y amor para seguir trabajando por el Reino, para seguirnos construyendo como un país de paz, justicia, respeto mutuo y de amor o nos influyen los Herodes de turno, para cambiar nuestro camino por miedo, cansancio o tristeza. La alegría del Evangelio nos invita a la misión, mientras damos gracias por esta Basílica, le pedimos que nos haga crecer en el amor” finalizó.

NOVEDAD
Un templo renovado, que cuenta ahora con 13 altares laterales para la veneración de devociones muy populares como San Judas Tadeo o San Miguel Arcángel; una réplica exacta de la obra maestra “La Piedad” del célebre escultor italiano Miguel Ángel Buonarroti; el Conopeo, que es una sobrilla que se encuentra en todos los templos que ostentan la dignidad basilical, colocada de forma visible al lado del altar mayor, la cual será abierta cuando el Papa visite Suyapa.
Asimismo, está el tintinábulo que es un marco grande y dorado, con la imagen de la Virgen en el centro, colocada en un asta. Posee una campanilla que “tintinea” y de allí surge su nombre; al igual que el Conopeo, se encuentra a la par del Altar mayor. En la parte superior, donde normalmente se ponía la imagen de la Morenita se encuentra el escudo de la Basílica y arriba de este se ubican las llaves de San Pedro, signo característico de unidad al Papa.
Se realizan trabajos en el Atrio, ya se cuenta con una fuente de agua bendita en una de sus laterales, la cual fue bendecida por los obispos, para que la población tome agua de allí. Para esta ocasión se coloraron varios estandartes de color amarillo y blanco en todas las columnas de este magno recinto. La capilla del Santísimo cuenta con dos cuadros de devoción popular, el primero es un lienzo de María bajo la advocación tan querida del Papa Francisco, Nuestra Señora Desatanudos. En el otro cuadro esta una imagen de la Basílica con la Virgen de Suyapa, custodiada por los santos latinoamericanos, entre ellos Monseñor Romero.
En frente del Altar, se encuentra una maqueta de la Basílica que para este día, tenía una iluminación en la parte interior, que resaltaba los pequeños “vitrales” que fueron confeccionados para esta obra de arte. Asimismo, hace algunos meses, se había realizado el cambio de todo el sonido del lugar.
Para recordar este momento, se colocó una placa conmemorativa en la parte lateral, que registra este momento histórico para el caminar de la Iglesia hondureña.

Monseñor Juan José Pineda CMF
“Los cambios más grandes,  tienen que ser en la piedras vivas que somos nosotros los hijos y las hijas de Dios”
Esto es como las  autopistas,  las carreteras y las calles que; ordinariamente  son de doble vía, que desde aquí nosotros salimos con nuestra autopista hacia Dios, teniendo como punto de partida a María y llegamos a Dios pasando por la Iglesia y si pasamos por la Iglesia, pasamos por el Papa Francisco. Ahora que ya se elevó esta Iglesia a Basílica, quiere decir que; la vía está más que completa de regreso,  porque es también el Papa Francisco y la Iglesia entera que se fijan en la Iglesia de Honduras, diciéndonos allí están son una Iglesia madura y, una Iglesia en perfecta unión  con el Santo Padre, porque ese es uno de los elementos importantes, que esto sea una Basílica Menor con todos los signos pontificios que hoy tenemos. Eso quiere decir que el Papa está por todas partes, y la comunión de una Iglesia que peregrina  en la Arquidiócesis de Tegucigalpa y en Honduras  con el Santo Padre.
Los cambios físicos que ha tenido el Santuario, ahora Basílica, son muchos; grandes, esplendidos y extraordinarios que nos los voy a enunciar porque creo que,  los cambios más grandes tienen que ser en la piedras vivas que somos nosotros los hijos y las hijas de Dios. Tenemos un templo que es una Basílica pero; ojalá que tengamos una Iglesia que sea pueblo de Dios, porque para que queremos una jaula tan hermosa si no hay pájaros dentro”.

A %d blogueros les gusta esto: