Arquidiócesis

Fiesta en honor al “santo de los barrenderos”

San Martín recorrió las calles aledañas a la parroquia, acompañado de sus feligreses.
San Martín recorrió las calles aledañas a la parroquia, acompañado de sus feligreses.

“Ayúdame a amarte barriendo Señor” era una de las frases de San Martín de Porres, conocido también como el Santo de la humildad y caridad.
Texto y fotos: Lilian Flores
liflores@unicah.edu
Síguenos en http://www.fidesdiariodigital.com
El sol se empezó a ocultar, el cielo seiluminócon la luna y las estrellas, acompañado a esto los relámpagos anunciaban una tormenta, sin embargo esto no impidió que los feligreses de la parroquia San Martín de Porres se encaminaran hasta las afueras del Materno infantil, para acompañar  a su patrono en el recorrido por las calles del barrio Morazán hasta llegar a la Iglesia.
El sonido de los cohetes, el olor a incienso, los aplausos, vivas y porras, más las rítmicas canciones ejecutadas por la banda del Instituto Santa Teresita, así como el rezo y la meditación del Santo Rosario, fue parte de lo que se vivió durante el recorrido, cabe mencionar que San Martín fue un gran devoto al Santo Rosario.
Este fue un tiempo propicio para orar para que cese la violencia, la delincuencia, el egoísmo, y todo lo que le quita la tranquilidad al pueblo hondureño.

HOMENAJE
Desde horas muy tempranas la actividad comenzó para los feligreses de esta parroquia, con la alborada, el rezo de Laudes. Al mediodía se realizó por primera vez, una Misa Solemne para  honrar a los barrenderos.
Esta idea surge por el párroco Carlos Rubio, quien al reflexionar sobre la vida de san Martín piensa en hacer un homenaje a todos los barrenderos, que desde muy temprano salen de sus casas para limpiar la cara de la capital.
“Fue todo un éxito, llegaron mas de las personas que esperábamos, veremos la forma para que  el próximo año se pueda institucionalizar esta celebración. hay que despertar la devoción en los barrenderos y hacerles saber que tienen un patrón,conocido como el santo de los barrendero, quien con su escobita se dedicaba a barrer todo el convento en el cual vivía”
Esta fiesta se celebró con una novena intensa, de mucha oración, devoción y compartimiento, ya que los nueve días se realizaron en las calles del barrio Morazán, en donde se celebró la Misa. La gente dio respuesta a este llamado fue muy masiva la participación,  pese al peligro que se vive en las calles, decidieron confiar en la providencia de Dios, quien los cubrió para que se realizará lo previsto sin ninguna novedad.
Esta iniciativa surgió  como respuesta al llamado que hace el Papa Francisco de salir a las calles y no encerrarse en las cuatro paredes, con el propósito de dar a conocer el Reino  de Dios.

CELEBRACIÓN
Después de un largo recorrido, el repique de campanas anunciaba la llegada de San Martín al templo acompañado de sus feligreses, otra gran multitud lo recibió con aplausos.
En la Homilía el padre Rubio resaltó el trabajo y la entrega de San Martín, también conocido  como Fray escoba, quien hizo pequeñas cosas pero con gran caridad.
“El mandamiento del amor fue la norma de vida de San Martín, el sabía que Jesús murió por nosotros y por eso tuvo un amor especial a Jesús crucificado, de modo que al contemplar su sufrimiento en la cruz, no podía evitar derramar abundantes lágrimas por él,  siempre estuvo pendiente de los pobres, de los enfermos, de quien más lo necesitaba”, asimismo invitó  a los presentes para que imiten a este gran santo.

A %d blogueros les gusta esto: