Arquidiócesis

“Bella y milagrosa, con San Miguel Arcángel te ves más hermosa”

Por dos días, estuvo la Virgen y San Miguel en la parroquia Santa Teresita del Niño Jesús en el Jicarito.
Por dos días, estuvo la Virgen y San Miguel en la parroquia Santa Teresita del Niño Jesús en el Jicarito.

La peregrinación de las imágenes sinodales continúa su recorrido y recientemente visitó las parroquias Madre Dolorosa de la colonia Villa Nueva, San Juan Bautista de la Kennedy, Santa Teresita del Niño  Jesús del municipio de San Antonio de Oriente. Todas han recibido a la Madre del Señor con mucho fervor.
Texto y fotos: Eddy Romero
emromero@unicah.edu
La visita de las Imágenes Sinodales en las diferentes parroquias de la Arquidiócesis, está provocando una efervescencia  espiritual en la feligresía que los recibe con un corazón lleno de anhelos, peticiones y agradecimientos.
En la populosa colonia Kennedy resaltaron las sombrillas y banderines para homenajear a la patrona de todos los hondureños y el Guardián de la Arquidiócesis. Durante todo el recorrido, los organizadores pedían a la población ir detrás de las imágenes pero los feligreses querían estar lo más cerca de la Virgen y San Miguel.
La parroquia Santa Teresita del Niño Jesús, a cargo del padre Felipe Jiménez, comprende los municipios de San Antonio de Oriente (Jicarito como sede parroquial) y Maraita, allí la Virgen permaneció dos días.; las muestras de afecto a la madre de todos los hondureños no se han hecho esperar.

ROSTROS DE FE
En la parroquia Madre Dolorosa, Francisca López, una señora de  66 años, que bajo el incesante sol, no paró de aplaudir y gritar vivas al Señor. Su rostro cambió de semblante cuando aparecieron en escena las imágenes; algunas lágrimas brotaban pero no eran de tristeza, sino de emoción, de esa que no se puede describir. La vista fija, un intercambio de miradas y un diálogo de corazón a corazón se realizaba en ese momento.
Comenzó el recorrido y doña Francisca empezó a cargar aquella anda. Por más que varias personas le pidieron la oportunidad de cargar con la imagen, ella persistió diciéndoles que era una promesa  que tenía con la Madre del Señor.
Fides le consultó el motivo  por el cual ella llevaba en su hombro esta anda y dijo que era “por todo lo que está pasando en nuestra  Honduras…por un hijo que tengo en los Estados Unidos, mi brazo que está enfermo, para que ella me de fortaleza porque sin ella no somos nada”.
Ese brazo que tiene enfermo doña Francisca, es el mismo donde iba puesta el anda. Ella añade que también lo hizo por “por su comunidad, para que los jóvenes busquen lo bueno, para que no se pierdan, para que se termine la delincuencia, ya no queremos ver sangre”.

A %d blogueros les gusta esto: