Diócesis San Pedro Sula

Imparten taller a miembros de la Pastoral Juvenil

Capacitándose con alegría para ser jóvenes que marquen la diferencia.
Capacitándose con alegría para ser jóvenes que marquen la diferencia.

La juventud hondureña que guía a la población joven del país, participa en un diplomado de Pastoral Juvenil que beneficiará su potencial y servicio en la iglesia católica.
Texto y fotos: Johanna Kattan
jokattan@suyapamedios.com
Síguenos en http://www.fidesdiariodigital.com
“Con Cristo y con María, me formo cada día”, lema con el cual la Pastoral Juvenil de Honduras ha continuado capacitándose. Líderes de todo el país recibieron el Taller de diseño de modelos pedagógicos en los procesos de formación, organizado por el Departamento Nacional de Pastoral Juvenil de Honduras,  e impartido por el Centro Bíblico Teológico Pastoral para América Latina y el Caribe apoyado por el CELAM.
El sacerdote Luis Amador, responsable de la Pastoral Juvenil en San Pedro Sula, dijo que  la Pastoral Juvenil a nivel nacional siente la necesidad de renovarse. “Es por ello que le hemos apostado a la formación de los agentes que se dedican al servicio pastoral en el campo de la juventud en nuestra Iglesia”, expresó
El taller fue desarrollado en la capital industrial de Honduras. La capacitación fue impartida por el profesor óscar Urriago,  del Instituto de Teología Pastoral para América Latina, ITEPAL.  El objetivo de esta formación es diseñar el modelo pedagógico que orientará el proceso formativo en esta pastoral, para facilitar el acompañamiento de los grupos así garantizar la formación de jóvenes cristiano, discípulos misioneros que se comprometa en la transformación de su realidad.
“Ha sido un ampliar el horizonte de comprensión en el servicio pastoral y apostar por una Pastoral Juvenil: pensada, organizada, con método, con un camino bien marcado, con unos objetivos; que sea algo que surja de la realidad actual de la juventud. Todo Plan Pastoral debe llevar un método, y este método debe ser aplicable a una realidad específica. A cada realidad le va un método, unos contenidos, unas acciones específicas”, detalló el padre Amador.
En el taller, los jóvenes se enfocaron en el marco de la realidad que se vive en los diferentes ambientes que ellos experimentan. “Esta realidad la iluminamos con un marco referencial, que es donde plasmamos lo ideal, lo que debería ser; es decir, iluminar esa realidad. Y por último, todo tendrá su aplicabilidad con un marco operacional, este es ya el modelo pedagógico, sabiendo que cada modelo pedagógico es la respuesta a una realidad específica”, indicó.
El obispo responsable de la Pastoral Juvenil de Honduras, Monseñor Rómulo Emiliani, acompañó a los jóvenes en este taller, animándoles a seguirse preparando y sirviendo desde su crecimiento. “Hubo participación de todas las diócesis, un taller maravilloso sobre formación de jóvenes que trabajan en pastoral juvenil. Don Óscar, es excelente expositor, trabajando en grupos o bien en talleres de procesos formativos”.
Monseñor explicó que se trata de una formación permanente con resultados positivos en estos jóvenes. “Esperamos como un fruto de estas actividades el motivar a los jóvenes a seguir formándose, que amen y busquen ser formados; segundo, dar métodos adecuados para que la formación sea efectiva, y también que tomen en cuenta que el material que seguirán recibiendo es para seguir siendo formados, esta formación permanente que todos deberíamos tener y así contagiar a otros jóvenes a integrarse a la pastoral juvenil”.
Comentó que esta formación  consiste en tres módulos, como parte del Diplomado para líderes y asesores de la Pastoral Juvenil,  siendo este el segundo en realizarse y  concluyendo todo el proceso en el mes de Marzo del próximo año.
El expositor invitado, originario de Colombia, Oscar Urriago, es un laico apasionado en su servicio con jóvenes, vinculado al  ITEPAL, dando apoyo a los diversos sectores de la iglesia en el continente. “El tiempo de esta formación será de 70 horas, estructurada en tres eventos, complementada por un sistema virtual, haciendo tanto actividades presenciales como también a través de las redes, esta última como la parte del proceso”.
Asegura que todo joven que participa en estas formaciones, desarrolla sus capacidades y aportan una visión positiva al país.  “Los resultados que podemos presenciar es ver que lo jóvenes asumen la responsabilidad de su propia vida, capaces entonces de hacer proyectos de vida que le permiten desarrollarse en la familia, la sociedad y la iglesia, por otro lado, aprenden a intervenir en la sociedad, la familia, el trabajo, la educación, el arte entre otros, con respuestas creativas, pasan de ser solo espectadores a ser protagonistas, siendo activos en todo lo que realizan”.
El profesor Urriago comenzó desde que tenía 16 años de edad a involucrarse en una pastoral juvenil, ahora con más de cincuenta años en este ambiente, se mantiene alegre y guiando a motivando a la gente joven a dejar una huella positiva en este mundo, “tratando de siempre hacer progresar a las comunidades, me gusta mantener un contacto directo con los jóvenes, espero que con mi experiencia y el ejemplo mostrar a los jóvenes logren conseguir un mejor punto de vista de la vida”.

A %d blogueros les gusta esto: