Arquidiócesis

“Suyapa Milagrosa, Suyapa amorosa, aquí estamos tus hijos de la madre dolorosa”

IMG_9221

La peregrinación de las imágenes sinodales continúa su recorrido y hoy han llegado a la parroquia Madre Dolorosa, que con mucho fervor les han recibido. Un cúmulo de emociones vivieron los pobladores de Villa nueva, los Pinos y Villa vieja cuando Santa María de Suyapa y San Miguel Arcángel salieron al encuentro por sus principales calles

Texto y foto: Eddy Romero

emromero@unicah.edu

“Bella y milagrosa, con San Miguel Arcángel a tu lado te ves más hermosa” coreaban decenas de feligreses que desde tempranas horas esperaban a la Reina de Honduras, Santa María de Suyapa y al Arcángel San Miguel, con un corazón lleno de anhelos, peticiones y agradecimientos.

Esta dulce espera, estuvo acompañada por el sonar de la guitarra, las alabanzas a Dios y las porras para la Virgen. Niños, jóvenes y adultos esperaban el arribo de las imágenes que provenían de la parroquia San Pablo de la Cruz del Hato.

ROSTROS DE FE

Doña Francisca López cargando la imagen de Santa María de Suyapa, cumpliendo esa promesa que le había hecho a la Virgen.
Doña Francisca López cargando la imagen de Santa María de Suyapa, cumpliendo esa promesa que le había hecho a la Virgen.

Entre estas personas, estaba Francisca López, una señora de 66 años, que bajo el incesante sol, no paraba de aplaudir y gritar vivas al Señor. Su rostro cambió de semblante cuando aparecieron en escena las imágenes; algunas lágrimas brotaban pero no eran de tristeza, sino de emoción, de esa que no se puede describir. La vista fija, un intercambio de miradas y un diálogo de corazón a corazón se realizaba en ese momento.

Al bajar las imágenes ella, pasando entre varios se puso frente a la Morenita, con la firme intención de custodiarla hasta la que hoy es su casa, el templo San Pedro Apóstol de la parroquia Madre Dolorosa, en la colonia los Pinos.

Comenzó el recorrido y doña Francisca empezó a cargar aquella anda. Por más que varias personas le pidieron la oportunidad de cargar con la imagen, ella persistió diciéndoles que era una promesa que tenía con la Madre del Señor.

Fides le consultó el motivo por el cual ella llevaba en su hombro esta anda y dijo que era “por todo lo que está pasando en nuestra Honduras, por un hijo que tengo en los Estados Unidos, mi brazo que está enfermo, para que ella me de fortaleza porque sin ella no somos nada”.

Ese brazo que tiene enfermo doña Francisca, es el mismo donde iba puesta el anda. Ella añade que también lo hizo por “por su comunidad, para que los jóvenes busquen lo bueno, para que no se pierdan, para que se termine la delincuencia, ya no queremos ver sangre”.

FERVOR

Según el párroco, Ivis Ordoñez, esta es una alegría, tanto para la población como para la parroquia “porque la Virgen despierta la fe, sus manitas juntitas nos llaman a la oración, todas las personas sentimos ese cariño, de recibirla aquí hoy”.

“Con San Miguel Arcángel, todos vamos a la batalla, San Miguel, San Miguel, aquí en Villanueva todos vamos con El” vitoreaban al Príncipe de la Milicia Celestial. Estas y otras porras fueron realizadas por María Isabel Rico. Por medio de estas porras ella agradece a la Virgen María por un milagro concedido.

María Isabel Rico junto a su nieta, de quien relata fue sanada por intercesión de la Morenita de Suyapa.
María Isabel Rico junto a su nieta, de quien relata fue sanada por intercesión de la Morenita de Suyapa.

“La Virgen me hizo un gran milagro, una sanación en una nieta que aquí la tengo, ella fue sanada de una Ulcera. Estábamos en la Catedral y una señora chaparrita, morenita de pelito corto me toca mi hombro y dice: allí atrás de esa puerta hay una fuente, moje su mano y pásela por la pancita, pero con que cariño me dijo, yo lo hice y luego la buscamos y no la pudimos encontrar en toda la Catedral, le dije a mi nieta, esa fue la Virgen de Suyapa que te sano. Cuando vamos a los ocho días a un ultrasonido dice la doctora, esta niña no tiene nada señora, pero y las ulceras, porque estuvo ingresada debido a eso, yo pegue un grito y dije ¡Gloria a Dios ya nuestra madre Santísima!” dijo.

A %d blogueros les gusta esto: