Diócesis San Pedro Sula

Vivir la Eucaristía, no por rutina

Junto a Monseñor Rómulo Emiliani, los sacerdotes Gerardo Soler, Fredy Valdivieso y Matías García.
Junto a Monseñor Rómulo Emiliani, los sacerdotes Gerardo Soler, Fredy Valdivieso y Matías García.

El liturgista, padre Gerardo Soler, compartió con los sampedranos en La Octava Convivencia Diocesana de Liturgia en San Pedro Sula.
Texto y fotos: Johanna Kattan
jokattan@suyapamedios.com
Síguenos en http://www.fidesdiariodigital.com
Con el lema “Caminando con María a Jesús Eucaristía”, se realizó la Octava Convivencia Diocesana de Liturgia, el cual se desarrolló en el Instituto La Salle en San Pedro Sula. Más que un encuentro, una jornada de formación que fortaleció conocimientos y evacuó dudas.
“Tuvimos resultados positivos, estuvo muy bueno, ya que los feligreses obtuvieron nuevos conocimientos de la celebración mariana dentro de la Liturgia”, expresó el presbítero Fredy Valdivieso, responsable de la Comisión Diocesana de Liturgia desde hace dos años aproximadamente.
La formación estuvo a cargo del sacerdote español, Gerardo Soler, liturgista internacional quien respondió a todas las interrogantes planteadas por los participantes, luego de compartir con paciencia y simpatía dos temas: La religiosidad de María y La presencia de María en la Eucaristía.

REFLEXIÓN
El padre Soler resaltó las celebraciones marianas de todo el año,  según el tiempo litúrgico en que se encuentra la Iglesia Católica.  Recordó que el Papa Pablo VI afirmó que el tiempo de adviento, es como el mes de mayo mariano, “en el cual se contempla a María como la madre de nuestro Salvador. En esa fecha se celebra la Inmaculada Concepción, y es en los últimos días del Adviento se muestran aspectos como la visitación de Isabel, la prima de María. Es el tiempo en que la Reina de todos está presente”.
Reflexionó que hace siglos, no se podían alimentar de la     Liturgia porque estaba en latín, “entonces los ejercicios de piedad popular, como el Rosario, alimentaban al pueblo cristiano. Estos ejercicios piadosos, no son desechables, son riquezas.  En la piedad popular, encontramos también el Ángelus”.
“En este camino tenemos como ejemplo a María. El Papa Pablo VI dice que María hizo su camino de fe y no lo vio claro todo enseguida. María nos acompaña en este camino de fe, que se resume en nuestra vivencia en la tierra”.
“Cuando estamos en dificultad, los problemas nos agobian, y sufrimos, hay que reflexionar con María al pie de la cruz. Es ella quien recoge el cuerpo muerto de su hijo, es ahí donde se convierte en la Virgen de la Piedad, capaz de aguantar”, afirma el padre Gerardo Soler.

MARÍA PRESENTE EN LA LITURGIA
El presbítero, resaltó diversas cualidades de María Virgen, “como oyente que acoge con fe la Palabra de Dios. María es la Virgen orante. María es virgen y madre, eso que es imposible físicamente, y nos invita a que nosotros seamos iguales, en nuestros corazones, corazón grande, limpio, transparente. La virginidad nos ayuda a ser fecundos. Virgen oferente: María vivió momentos difíciles, la podes contemplar en el calvario, humillada, y saber ofrecer estas dificultades, estos dolores en el sacramento de la Penitencia.
El encuentro culminó con la celebración de la Misa, presidida por el Obispo Auxiliar Monseñor Rómulo Emiliani. En la homilía Monseñor alertó que se debe vivir cada Eucaristía, y evitar caer en la rutina, “cuidado con tomar la Eucaristía como algo más. Celebremos la Eucaristía como si fuera el último día de nuestra vida”.
Aconsejó que al momento de comulgar, eviten dialogar con otros, no ver el celular y concéntrense en el semejante huésped. “Comulgamos como si estuviéramos tomando un plato de sopa. “El Divino Huésped del Alma merece  toda nuestra atención”, manifestó monseñor Emiliani.
Además, como parte del Mes de las Misiones, en esta celebración se recordó la entrega de los misioneros, “dedicados a evangelizar en América, celebrando la Eucaristía en diversos lugares, en los hospitales, hasta debajo de un palo de mango, pero la Eucaristía es su alimento eucarístico.

UNIFORMAR LA LITURGIA
A la Octava Convivencia Diocesana de Liturgia asistieron unas 450 personas de las cuatro zonas de la Diócesis de San Pedro Sula, comentó el padre Fredy Valdivieso. Además dijo que la comisión ha estado visitando cada una de las zonas de la diócesis. “Estamos yendo a las zonas, con los miembros de la comisión diocesana de liturgia”.
Dijo que el objetivo es que todos queden claro de los que es la eucaristía, que le den la verdadera relevancia y el papel que se merece la celebración litúrgica. Y que la podamos celebrar con dignidad y respeto”.
Una meta es uniformar todo el paso de la liturgia en la diócesis, para que exista más orden y para que todos la pueden vivir con intensidad. “Con las zonas estamos tratando el tema La Eucaristía Don Misericordioso de Dios, para descubrir la misericordia de Dios por medio de la eucaristía, y no de modo mecánico. Por otra parte, el padre Fredy indicó que con estas visitas ya se están preparando para  vivirlo que será el Año de la Misericordia.Hasta la vestimenta de los monaguillos se va a relacionar. Según el padre Fredy, todos los  monaguillos deberán revestirse con sotana roja y con roquete blanco. Otra novedad es que estamos en proceso de sacar materiales.

A %d blogueros les gusta esto: