Diócesis San Pedro Sula

Nueva edición de revista misionera

Material para promover la espiritualidad misionera en todos los ambientes.
Material para promover la espiritualidad misionera en todos los ambientes.

Un medio de formación para niños, jóvenes y adultos, con el fin de promover una diócesis misionera en todos sus ambientes.
Fotos y texto: Johanna Kattan
jokattan@suyapamedios.com
Síguenos en http://www.fidesdiariodigital.com
Ser misioneros es el llamado para toda la feligresía católica, actuando como verdaderos cristianos en todos los ambientes. Con el fin de saber cómo fomentar la espiritualidad misionera en la Diócesis de San Pedro Sula, la Comisión Diocesana de Misiones, CODIMI, ha lanzado la segunda edición de la revista Discípulos Misioneros de Jesucristo.
MISIÓN PERMANENTE
El sacerdote Luis Esteves, responsable de CODIMI, explica que esta revista se puede adquirir a quince lempiras en las parroquias.  El padre Esteves insiste en que la misión debe ser de manera permanente como lo establece el Documento de Aparecida y en el Plan Pastoral Diocesano. Esteves recomienda que esta revista sirva como material de formación para la catequesis, en la pastoral juvenil, en las comunidades eclesiales de base, y hasta en las familias. “Es necesario un nuevo ardor misionero”, resalta el padre Luis Esteves.
En el editorial de la revista, escrito por Monseñor Ángel Garachana, explica el tema Somos Misioneros en estado permanente. “Ser misioneros es ser enviado siempre, más allá de lo ya bien logrado tanto en la formación y maduración de la comunidad cristiana como en la evangelización de la cultura. De lo más evangelizado a lo menos evangelizado, de los más cercanos a los más alejados, de la Iglesia más consolidadas a las menos consolidadas, de las que tienen recursos de personal y de medios económicos a las que tienen menos, en círculo concéntricos de expansión”.
El Obispo detalla que lo contrario de la misión es “la instalación”, quedarse en lo ya conocido.  Se trata de interesarse en ir a buscar al alejado, así como lo señala el artículo 548 del Documento de Aparecida. “Necesitamos salir al encuentro de las personas, las familias, las comunidades y los pueblos para comunicarles y compartir el don del encuentro con Cristo… No podemos quedarnos tranquilos en espera pasiva en nuestros templos, sino que urge acudir en todas las direcciones para proclamar que hemos sido liberados y salvados por la victoria pascual del Señor de la historia”.

A %d blogueros les gusta esto: