Personaje

“La vida de un cursillista se encierra, en la humildad”

p11personaje

Roberto Ramírez: “La vida de un cursillista se encierra, en la humildad”
Cursillos de Cristiandad llega a Honduras a iniciativa del entonces arzobispo de Tegucigalpa, monseñor Héctor Enrique Santos, en 1964.
Texto y foto: Delfina Janeth Lagos
dlagos@unicah.edu
Síguenos en http://www.fidesdiariodigital.com
Mi vida cambió por completo cuando un 27 de octubre de 1966 decido entrar a un retiro de tres días hospedado en una zona muy cerca de la naturaleza, un lugar que nunca imaginé, es ahí donde aprendí, que Dios está siempre”.
Estas palabras las relata Roberto Ramírez, un hondureño entregado a su trabajo pero sobre todo a su familia, el cual a sus 31 años decide ser parte del Movimiento de Cursillos de Cristiandad de la Arquidiócesis, el que  está próximo a cumplir sus Bodas de Oro en este Movimiento de la Iglesia Católica.
Con su taza de café en la mano, que despedía ese rico aroma que perfuma su lugar de trabajo el cual luce adornado con imágenes de su esposa, hijos,  nietos y bisnietos, es aquí donde pasa una parte de su tiempo, ya que la otra parte la  aprovecha con sus amada esposa, este lugar más que su oficina refleja un espacio de su hogar, donde están a la vista sus grandes tesoros, y es aquí donde  inicia una agradable tertulia.

REVELDIA CONTRA LA IGLESIA
Al consultar a este cursillista, quien está próximo a cumplir sus 50 años de haber estado en este retiro mágico, de esperanza y compromiso como lo describe él. ¿Qué significa cumplir esas Bodas de Oro? “espero con humildad estas fechas y recordando esa canción que nos caracteriza,“De Colores”, la cual describe que somos alegres, mágicos como el arcoíris y que respiramos paz hacia los que nos rodean”.
“Bueno eso lo hacen los verdaderos cursillistas que se toman enserio ese retiro. Cuando me invitan yo fui por ir…. la verdad, ya que tenía una rebeldía contra la Iglesia, pero cuando salgo de un lugar llamado La Providencia, el cual fue donde se celebró el cursillo número nueve, éramos 38 varones que estábamos ahí en ese lugar ubicado por El Hatillo, mi vida cambió, escuchar testimonios de todos,momentos únicos,hubo lágrimas, rizas porque muchos entendimos quien nos ama y hay que responder a ese amor”

OBJETIVO
La plática sigue en su lugar de trabajo en donde hay libros por doquier, en la mesa se mira una revista la cual resalta la imagen de El Papa Francisco y a unos cuantos metros se escucha la plática de uno de sus hijos y de su nieto que trabajan con él.
Este admirable hombre relata que cuando entró al Movimiento,no sabía muy bien cuál era el objetivo: “al salir del retiro, me siento  un hombre nuevo con ganas de aportar a la sociedad y seguir esa gran tarea de los cursillistas de  llevar a Cristo a todos, a las instituciones públicas y privadas, en la política, en los negocios, en la empresa, llevando al Señor a ese lugar, no saliéndose de él,  y eso he tratado de hacer en estos largos  años, si yo volviera a nacer volvería hacer cursillista, es una de las más grandes bendiciones que Dios me dio.
Ramírez relata que mantiene a veces contacto, con algunos de los cursillistas de ese entonces:“hay que reconocer que de ese total unos siguieron ese verdadero mensaje de evangelizar con alegría y humildad, otros no sé, yo trato de seguir ese camino que recorrí bajo la mano de mi querido Monseñor Héctor Enrique Santos, ya que tuve ese honor de conocerle y a muchos otros sacerdotes y laicos que me han enseñado tanto de la vida.”

HONDURAS 
“Mi bello país está pasando cosas difíciles pero creo muchos podemos hacer la diferencia lo bueno que la Iglesia  más viva que antes, ahora gracias a Dios hay más pastores que ayudan a los Obispos a seguir con el rebaño, antes recuerdoéramos pocos los que estamos en este camino.  Yo he estado  en varios Cursillos y dando testimonio, no con el objetivo de engrandecerme y que me miren:“no para nada, soy un simple mortal pero creo puedo ayudar un poco a evangelizar ami Honduras, ya que ocupa más fieles en los diferentes ramas dela sociedad para seguir haciendo el bien, más en estos tiempos donde se escucha tantas cosas no agradables al oído”.
La plática con Don Roberto puede continuar horas tras horas, ya que en su mente hay una gran variedad de anécdotas pero el concluye con el mensaje “para ser feliz hay que amar a Dios, entender que el dinero es un medio para vivir,  pero no lo es todo y que si amas alPadre serás feliz en tu trabajo, con la familia y en la sociedad y en el país que Dios te regaló.”

RÁPIDAS
Familia •  Mi esposa, mis hijos, nietos bisnietos todos mi bendición.
Dios •  Principio y fin
La Virgen María •  La intercesora.
Política • Significa servir a los demás, no servirse de los demás.
Honduras • Mi país
Dinero • Un medio para vivir pero no lo es todo.
Cursillos de Cristiandad •  Lo más maravilloso del siglo XX.

A %d blogueros les gusta esto: