Comayagua Diócesis

Fuertes lluvias dejan en la calle a varias familias en Siguatepeque

Doña Doris, ve con mucha tristeza lo poco o nada que quedó de su casa.
Doña Doris, ve con mucha tristeza lo poco o nada que quedó de su casa.

El pánico se apoderaba de ellos, pero tenían claro que lo más importante era salvar sus vidas. Todos sus bienes materiales se perdieron.
Texto y Fotos: Janeth Flores
janeth.flores27@yahoo.com
Síguenos en http://www.fidesdiariodigital.com
Casas derrumbas, carros destrozados, animales muertos, calles en pésimo estado, y  la pérdida de algunas vidas humanas fue lo que dejó la fuerte lluvia que se presentó por casi cinco horas  en la ciudad recientemente.
En horas de la noche, cuando muchos habitantes se encontraban descansando, una fuerte tormenta que comenzó por inundar las calles y las casas, despertó el pánico en ellos, quienes de inmediato comenzaron a evacuar para poder salvarse y no quedar soterrados.
DESPERTÓ EL PÁNICO
La fuerza con que la tormenta azotó muchas zonas del territorio nacional dejó a varias familias en las calles. Eran al rededor de las 10:00 de la noche cuando las lluvias estaban haciendo estragos, el nivel del agua en la Colonia Zaragoza, según los vecinos, rebalsaba el techo de sus viviendas.
El pánico se apoderaba de ellos, pero tenían claro que lo más importante era salvar sus vidas. Todos sus bienes materiales se perdieron, ellos relatan que sólo veían sus pertenencias flotar en medio de esa inmensa laguna en la que se había convertido la zona.
Las lluvias persistieron todo el fin de semana, y los daños eran cada vez mayores.
En la ciudad de Siguatepeque las colonias más afectadas fueron: Las Américas, Zaragosa,  Maracuya, Santa Maratha, San Antonio, San Miguel, así como el centro turístico Granja Delia, entre otras.

LIMPIEZA
El Comité Permanente de Contingencias (Copeco), La Cruz Roja, quien también sus instalaciones sufrieron daños, junto a los bomberos y vecinos, ayudaron a rescatar a las personas que en ese momentos se encontraban en peligro.
Asimismo, todos en conjunto se han encargado de limpiar las zonas para evitar el almacenamiento de agua, temiendo a una nueva tormenta de tal magnitud, y que pueda agravar aún más la situación.
De igual manera las ayudas no se han hecho esperar, autoridades municipales han mostrado todo su apoyo a los damnificados, con víveres, colchonetas, ropa y otros.  Personas nobles de corazón, extranjeros y otras instituciones también están solidarizándose.

TESTIMONIO
Don Otto Edgardo Zaldívar,  de 73 años de edad, quien sufrió grandes heridas en su pierna, cuenta el terrible momento que vivió cuando el cuarto donde alquilaba comenzó a inundarse  hasta rebalsar el techo, un tanto nervioso y triste miraba fijamente los escombros de lo que por años  fue su hogar.
“Al momento de que  el agua iba subiendo a mí me arrinconó  en una esquina con otra persona de aquí, para rescatarme vinieron  los bomberos y otros dos muchachos, me sujetaron a un lazó y luego me sacaron por encima del techo, yo vivo solo hace tres años y nunca se había visto esto, nunca habíamos vivido una tragedia como la que acabamos de vivir”, comenta
“Yo fui trasladado a la casa de mi hermana porque donde vivíamos eran casa de alquiler”, con lagrimas en sus ojos agregó: “no quisiera recordar  hubiera visto como estaba yo con el agua hasta el pecho, ya estaba resignado a morir, pero gracias a Dios llegaron los bomberos y los dos compañeros y me rescataron”.
-Nuevamente quebrantado,  sus manos comienzan a temblar  y recuerda con mucho dolor que no tiene a sus hijos cerca, pues están en la ciudad de Nueva York. En los cuales pone todas las esperanzas para que lo ayuden y pueda recuperar un poco de lo material que tenía, ya que por gracia de Dios su vida está a salvo.

A %d blogueros les gusta esto: