Editorial

Editorial del Domingo 25 de Octubre de 2015

p4editorial

Proceso en marcha
En 2016 le corresponde al Congreso Nacional, elegir los nuevos Magistrados para la Corte Suprema de Justicia. Y ya está en marcha el proceso de selección de los 45 candidatos que serán presentados a la Cámara Legislativa para que, de entre ellos, escojan a quienes han de dirigir el Poder Judicial, a partir del próximo mes de enero.
Los organismos de la Sociedad Civil, que la Ley señala llevar adelante este proceso de selección, han asumido sus funciones con mucha responsabilidad, seriedad y transparencia. De manera que han sido muy concienzudos en verificar en cada aspirante, las capacidades profesionales, así como las cualidades morales y la reputación social acreditada, sobre la base de honestidad y competencias demostradas, en el desempeño correcto de las funciones que con anterioridad,les fueron encomendadas en el Poder Judicial.
Para la verificación de la evaluación de los aspectos profesionales y éticos requeridos se ha hecho una revisión exhaustiva de la documentación que cada candidato ha presentado. Se han hecho solicitudes a diferentes organismos públicos y privados para poder verificar la información sometida a consideración de la Junta Nominadora.
Es un proceso abierto  a la participación de toda la ciudadanía, pues hasta el 30 de este mes de octubre, cualquier persona puede suministrar objeciones o denuncias sobre los aspectos profesionales, personales y de conducta, de cualquiera de los candidatos que están siendo considerados.
Por decisión de la Junta Nominadora, todos los aspirantes deben someterse a que se les practiquen las pruebas de confianza, cuya aplicación estará a cargo de personal especializado. Comprenden dichas pruebas el uso del polígrafo, prueba socioeconómica, toxicológica y evaluación médica.
Para el 23 de noviembre se publicará la lista de los que superaron las pruebas de confianza, subsanaciones y revisión de requisitos. Los aspirantes que hayan superado estas etapas, sean sometidos a una Audiencia con la Junta Nominadora entre el 25 y 30 de noviembre.
Y finalmente, los aspirantes serán sometidos a una Audiencia Pública del 5 al 15 de diciembre. El trabajo de la Junta Nominadora concluye el 23 de enero de 2016 cuando harán entrega de la lista de candidatos al Congreso Nacional.
Hasta ahora, el trabajo está siendo bien realizado por parte de quienes, por Ley, son los encargados de determinar los nominados finales. No así en el seno de los partidos políticos donde la elección de la nueva Corte Suprema de Justicia, se mira con una diferente óptica.
Los políticos miran la integración de la próxima Corte, a partir de la militancia política de quienes sean elegidos. Y es por ello que desde ahora,  quienes sienten que no tienen muchas posibilidades de colocar miembros de su Partido como nuevos Magistrados, están en plena campaña de descrédito del proceso que están  realizando las entidades de la Sociedad Civil.
También se está menospreciando la honorabilidad de los Diputados actuales, pues ya se afirma que quien vote favoreciendo a determinados Partidos será recompensado con una suma millonaria. Todo lo cual crea un clima de desconfianza, ya que los hondureños desean se integre una Corte Suprema formada por profesionales capaces, honestos, independientes y que tengan un profundo celo por impartir justicia, fundamentados en el respeto a la Ley.
Recordemos que la Corte Suprema es el máximo Tribunal, pero que la potestad de impartir justicia emana del pueblo. Y por ello la Corte Suprema debe aplicar y hacer que se apliquen las Leyes, de manera justa, reconociendo la igualdad esencial de todos los ciudadanos, en su condición de personas, cuya dignidad tiene que ser promovida y respetada.
Es importante la transparencia del trabajo que está verificando la Junta Nominadora, de manera que puedan cumplir su cometido de escoger entre quienesaspiran, a los más preparados y honorables. Y sobre todo, que no haya injerencia política en las decisiones que tiene  que tomar la Junta Nominadora, como desgraciadamente se intentó en el pasado.
Solo con Magistrados probos y amantes de la justicia, se podrá forjar una convivencia ciudadana  pacífica y equitativa, que conduzca al logro del Bien Común.
Así lo expresó el Señor Jesús:”Dichosos los que tienen hambre y sed de justicia……ellos serán saciados”.

A %d blogueros les gusta esto: