Diócesis Trujillo

“Todos podemos y debemos aportar de nuestra capacidad para el bien común”

El evento cultural se llevó a cabo en el salón de Bahía azul de Trujillo.
El evento cultural se llevó a cabo en el salón de Bahía azul de Trujillo.

Por la educación de valores en Trujillo
“Todos podemos y debemos aportar de nuestra capacidad para el bien común”
Educar evangelizando y evangelizar educando, no es algo dado, sobre todo en una cultura que tiende a considerar la fe como un obstáculo para el crecimiento en humanidad.
Wilfredo Rivera y Blanca Serres
wilgabcris@yahoo.es
Corresponsal de Semanario Fides
Síguenos en http://www.fidesdiariodigital.com
Desde hace tres meses, la Parroquia San Juan Bautista está trabajando en la consolidación de una serie de actividades culturales y educativas que fortalezcan un desarrollo en valores de quién se anime a participar de ellas.
Educar evangelizando y evangelizar educando no es algo dado, sobre todo en una cultura que tiende a considerar la fe como un obstáculo para el crecimiento en humanidad. Como acciones diferentes por sí mismas, con procesos, metodologías y contenidos específicos de cada una, es fácil que en la práctica pastoral se vivan en paralelo o como procesos sucesivos: la educación como promoción humana y social que prepara a un posible anuncio del Evangelio que viene después, y la evangelización focalizada exclusivamente en el anuncio explícito del Evangelio y la construcción de la comunidad cristiana.

Una educación que se da a la luz del Evangelio
Trabajar y planificar ambas dimensiones responden igualmente al llamado de Jesús, que en la parábola de los talentos nos anima a cultivar los dones que Él nos entregó, para el bien y servicio de la humanidad. Desarrollar el talento humano es desarrollar el bienestar humano, es trabajar por la justicia y la igualdad social. Todos podemos y debemos aportar de nuestra capacidad para el bien común. Y una educación que se da a la luz del Evangelio, guiada y acompañada por hombres y mujeres de firmes convicciones y buenos propósitos, hacen crecer en la fe y el servicio a Dios y a la comunidad. Los fondos recogidos de estas actividades sirven para financiar nuevos proyectos educativos y facilitar el acceso a la educación de personas vulnerables o desfavorecidas.

ACTIVIDADES
Por eso, en estos últimos meses la Comisión-Cultural Educativa de Trujillo, al amparo de la Pastoral Educativa parroquial, ha estado proponiendo actividades como el cine a escuelas y grupos que los soliciten, de manera que se estén trabajando valores propuestos por el grupo o centro educativo en base a la realidad concreta de niños y jóvenes. El cine encierra en sí mismo un enorme potencial formativo si lo utilizamos con un método pedagógico adecuado. Se convierte así en un inestimable recurso para ensanchar las bases de la formación humanística de niños y jóvenes, y orientarles en temas de vital importancia. Si les ayudamos a captar la vida humana que encierran las historias que ven en la pantalla, aprenden a interpretar la vida. Una de las temáticas más demandadas hasta el momento es la ayuda para enfrentar situaciones de bullying, un hecho muy significativo.
Otra de las actividades propuestas, y que lleva realizándose desde del mes de Julio son las clases de Ballet artístico, dirigidas a niñas de entre 3 y 25 años. El ballet es, ante todo, un logro personal, alcanzado mediante la disciplina y el esfuerzo. Y, además de su valor artístico, promueve el desarrollo cerebral y el de la inteligencia. No es posible participar de una clase sin concentrarse completamente. Los pupilos tienen que prestarle atención al profesor para poder aprender y repetir la coreografía. Tienen que trabajar para mejorar los pasos y posiciones y aprender a calcular su espacio en el salón de clase o escenario, todo al ritmo de la música. Porque puede ser complicado, obliga a la mente a enfocarse y estimula el cerebro. Hay estudios que indican que puede ayudar a reducir el riesgo de sufrir de demencia.
El taller de Ballet se seguirá realizando hasta el mes de diciembre, pero ya las alumnas hicieron su primera presentación, en el Salón Bahía Azul de Trujillo. Las coreografías que se pudieron apreciar están enmarcadas en un mensaje que esta Diócesis de Trujillo viene dando a conocer desde hace tiempo y es el gran tesoro que tenemos en la Divina Creación que pone al hombre en el centro de la Vida y de la construcción de un mundo mejor. A través de reconocidas piezas musicales de Disney, las niñas y jóvenes expresaron a través de la danza su preocupación por la degradación del fondo marino, la pérdida de biodiversidad o la necesidad de recuperar el amor sin prejuicios entre los hombres.

A %d blogueros les gusta esto: