Editorial

Editorial del Domingo 18 de Octubre de 2015

p4editorial

Proteger a la niñez
La mayoría de la población hondureña es joven. Aproximadamente el 50% de la población es menor de 19 años. Por lo tanto, están en la edad en que se están formando desde el punto de vista existencial, lo cual determina que, una buena parte de ellos, aún no constituyen parte del mercado laboral, sino que están aún bajo la tutela del sistema educativo nacional.
Honduras es un país donde existe una alta proporción de la población que vive en pobreza endémica, ello condiciona a que existan muchos casos de explotación laboral de los menores de edad, lo cual los sustrae de los beneficios de una formación académica, que los conduzca hacia un desarrollo humano integral.
La sociedad civil y el Estado, han participado en el sostenimiento de muchos programas destinados a atender las necesidades educativas de los menores. Pero también existen los niños  y jóvenes que viven en la calle, víctimas de la explotación sexual y del consumo y comercialización de drogas, además, tienen que recurrir a la mendicidad para subsistir. Y por último, existen los menores realizando actividades delictivas, por su incorporación a pandillas criminales.
El gobierno actual, canceló el Instituto Hondureño  de la Niñez y la Familia (Ihnfa) por su incapacidad para brindar una atención adecuada a los menores en situación de riesgo social. La forma de trabajar de dicha institución era mediante el cuidado de los niños en centros donde se les daba alojamiento y alimentación.
En los últimos años se brindó atención a un total de siete mil niños lo cual es una cantidad muy reducida de los menores que necesitan ser protegidos. El Ihnfa también tenía bajo su cuidado los centros de detención para menores infractores, los cuales nunca pudo controlar.
El relato de la comisión interventora del Ihnfa expresó que el 92% del presupuesto se consumía en el pago de los empleados de la institución y solo había un 8% del presupuesto para el cuidado de los menores. Esta desigualdad presupuestaria aberrante, es el reflejo de la utilización de las instituciones del Estado como lugar de empleo para activistas políticos, pues la mayoría de quienes allí laboraban,no tenían las competencias requeridas para brindar atención adecuada a los menores.
El actual gobierno ha creado la Dirección de Niñez, Adolescencia y Familia (DINAF), con una concepcióntotalmente diferente dela entidad anterior. No tendrá a su cargo el manejo operativo de centros de atención, los cuales estarán a cargo de ONG´s dedicadas a trabajar con menores y a organizaciones de Iglesias especializadas en esta labor humanitaria.
También se han transferido algunos centros de atención a determinadas municipalidades, mediante un convenio, según el cual,Dinaf aportará los fondos propios para la atención de los menores, pero la municipalidad pagará el sueldo de los empleados del centro.
Los Centros de Detención pasarán al Instituto Penitenciario, pero Dinaf diseñará los planes de rehabilitación aplicables, para que los jóvenes delincuentes puedan reinsertarse en la sociedad.Y que salgan capacitados para afrontar con entereza y dignidad su nueva vida.
Dinaf es una entidad técnica y administrativa del Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social. Su función consiste en regular y fiscalizar la protección a la  niñez, adolescencia y familia, en todo el país. Supervisando todo el proceso de formación humana, incluso en lo que se refiere al retorno a las comunidades de origen, de aquellos menores que salieron del país como migrantes, y ahora regresan deportados.
Actualmente, el objetivo de esta nueva institución, es la finalización de un plan estratégico, para evitar que el trabajo de atención a los menores, se disperse. Plan estratégico que abarcará los aspectos de prevención, protección y atención, aplicable a todos los centros para atención de menores que existan en el país. Y en el cual también estará contenida la normativa para elaboración de los nuevos programas locales de atención integral, tratando de evitar que los jóvenes se unan a pandillas criminales..
Así conducirán el proceso de formar con propiedad, a los menores, que urge hacer crecer como hombres y mujeres honestos y veraces, capaces de trabajar solidariamente para alcanzar el Bien Común.
Ya lo señaló el Señor Jesús: “Felices los misericordiosos….porque ellos alcanzarán misericordia”.

A %d blogueros les gusta esto: