Arquidiócesis

“Si un miembro sufre, todos sufren con él” (1 Co 12, 26)

ENFOQUE

Fides Digital publica el pronunciamiento de la Conferencia Nacional de Religiosos y Religiosas de Honduras del país en estricto apego a la Ley de Emisión del Pensamiento

CONFERENCIA DE RELIGIOSAS Y RELIGIOSOS DE HONDURAS (CONFEREH),

ANTE LA REALIDAD NACIONAL

“Si un miembro sufre, todos sufren con él” (1 Co 12, 26)

Sintiendo consternación con nuestro pueblo hondureño, donde las Religiosas y Religiosos realizamos la misión evangelizadora y liberadora en nombre de Jesucristo, queremos expresar nuestras consideraciones en estos momentos de luto que vive el país:

  1. El Papa Francisco continuamente nos advierte sobre la Globalización de la Indiferencia y en esta Cuaresma nos invitó a reflexionar sobre el texto del Génesis 4,9: “¿Dónde está tu hermano?”. Por tanto, no podemos callar nuestra preocupación por el aumento de la violencia callejera, familiar, institucional y del crimen organizado. Esta realidad que nos sangra está unida al aumento cotidiano de hogares empobrecidos; de campesinos e indígenas en conflictos sociales por las empresas mineras e hidroeléctricas que invaden sus territorios. Estos aspectos, que deterioran la calidad de vida, producen en gran escala una alarmante migración, especialmente de niños y niñas que lo hacen sin ningún acompañante adulto. Todas estas víctimas son nuestras

2.- Hermanas y hermanos, El Papa Francisco nos ha dicho que “por cómo son tratados los niños se puede juzgar a una sociedad. Pero no sólo moralmente, también sociológicamente”, por tal motivo sentimos especial repudio por la coyuntura vivida en Tegucigalpa: la violenta represión por parte de las instituciones policiales y militares del país contra las protestas realizadas por estudiantes de secundaria. En ellos contemplamos el rostro sufriente de Cristo (DA 65).

  1. Nos interpela que se vea como mero “vandalismo” el clamor insistente de los       estudiantes de secundaria, que exigen una educación pública de calidad. Algunas de las expresiones de los jóvenes han sido: “¡Queremos pupitres!”. No se puede ser simplistas reduciendo estas protestas a “manipulación política” porque la calidad en la educación pública es un problema reconocido en la agenda nacional.
  2. Como seguidoras y seguidores de Jesús, reiteramos nuestro repudio ante los cuatro estudiantes asesinados, nuestros hermanos. Por ellos elevamos nuestra plegaria en oración esperanzada ante el dolor de sus familiares, amigos y pueblo hondureño: “No matarás¨ (Mt 5,21).
  3. Creemos que ante estos legítimos actos de protesta está un fuerte clamor popular de las grandes mayorías pobres de este país que cada vez aguantan menos este proceso deshumanizador. Los obispos en Aparecida nos indican que “La Iglesia ruega, pues, encarecidamente a todos los que gobiernan los pueblos, o están al frente de la educación, procurar que la juventud nunca se vea privada de este sagrado derecho” (DA 482)

De esta manera hacemos un llamado respetuoso a las autoridades y servidores públicos, que tienen la mayor responsabilidad en este conflicto, a que se busquen caminos de diálogo, consenso y participación de todos los involucrados en esta problemática de la educación escolar.

Nos unimos a los planteamientos de la UNICEF, en su comunicado del 26 de marzo del 2015, cuando dicen:

  1. Es obligación del Estado: promover, impulsar y crear todas las oportunidades necesarias para que los niños y adolescentes completen su educación en condiciones de protección.
  2. Las respuestas al conflicto educativo deben identificarse sin limitar el derecho de los niños, niñas y adolescentes a expresarse, a asociarse y a ser escuchados en las situaciones que les afectan.

“Lo que hayan hecho a uno solo de estos, mis hermanos menores, me lo hicieron a mi” Mt 25,40

COMISIÓN DE JUSTICIA, PAZ E INTEGRIDAD DE LA CREACIÓN – CONFEREH

28 de marzo 2015

A %d blogueros les gusta esto: