Actualidad

Cardenal Rodríguez: Agua y saneamiento son un derecho humano universal

Como parte de su mensaje en honor al nacimiento bicentenal de Don Bosco, en la sede de las Naciones Unidas, Nueva York, el cardenal Óscar Andrés Rodríguez Maradiaga lanzó al mundo un ferviente llamado a proteger el derecho humano al agua y saneamiento básico para evitar millones de muertes.

Además, señaló que, en 2014, Centroamérica vio la peor sequía en casi media década, dejando millones de personas al borde de la inanición, tal el caso del “corredor seco” que se extiende por Guatemala, El Salvador, Honduras y Nicaragua, donde los agricultores de subsistencia están compitiendo por agua para cultivar arroz y frijoles en contra de grandes proyectos mineros que requieren mucha agua. A continuación un resumen del mensaje:

PROFETAS TODAVÍA SE NECESITAN

La gente profética es capaz de leer los signos de los tiempos y luego levantar su voz para desafiar a la comunidad para hacer frente a los retos que han visto. Nuestro mundo se ha convertido en un lugar mejor cada vez que la comunidad profética se une para ver más claramente su común, pero diferenciada responsabilidad del progreso de todos. Una de esas personas profética fue San Juan Bosco, fundador de los Salesianos de Don Bosco, que ahora se celebra el bicentenario de su nacimiento. En respuesta a la intensa pobreza de su tiempo, la falta de protección en las nuevas industrias no reguladas creadas por la revolución industrial y la explotación de los trabajadores jóvenes, se dedicó a la mejora de las perspectivas de los jóvenes a vivir vidas felices y productivas. A través de capacitación laboral y la inserción laboral, que engendró la esperanza en muchos jóvenes que han sido abandonados por la sociedad, fue capaz de movilizar la energía y la buena voluntad de los jóvenes a desarrollar sus talentos para ser
puestos en servicio del bien común en sus comunidades. (…) Los Salesianos de Don Bosco continúan esta misión hoy en todo el mundo en más de 130 naciones. Como Don Bosco respondió a las necesidades de su tiempo, los salesianos tratan de hacerlo hoy. Centraré mis comentarios en un área de preocupación: el derecho humano al agua y saneamiento. Entiendo que el Grupo de Trabajo de la Minería de la ONU ha sido fuerte en su defensa de este derecho. Teniendo en cuenta que la falta de acceso a agua limpia afecta a tantos de nuestros hermanos y hermanas, no podemos permanecer indiferentes.

En un informe del Foro Económico Mundial, dado a conocer a principios de este año, 900 expertos determinaron que la crisis de agua dulce era el mayor riesgo individual que enfrenta el mundo hoy en día. La escasez mundial de agua dulce amenaza la salud pública, afecta a la producción de alimentos, se profundiza el impacto de la pobreza, aumenta el riesgo de conflictos dentro y entre las comunidades y magnifica los efectos de la crisis climática. (…).

La crisis del agua pone de relieve las desigualdades profundas en un mundo, donde la abundancia a ricos se les permite abusar de los suministros limitados de agua dulce, mientras que una cuarta parte de la población mundial carece de acceso al agua potable y el 40 por ciento del mundo se enfrenta a la indignidad de un saneamiento inadecuado.

Las Naciones Unidas ha lanzado una Agenda de Desarrollo Sostenible de este año, lo que representa una oportunidad para hacer cambios que ponen a las necesidades de las comunidades marginadas y vulnerables primero. Agua y saneamiento deben ser reconocidos a nivel nacional e internacional como un derecho humano. También debe ser manejado como un recurso común que está protegido de la especulación privada y el abuso.

Si los objetivos de desarrollo sostenible son erradicar verdaderamente la pobreza, deben fortalecer la capacidad de los gobiernos para proporcionar servicios básicos a todos. Los gobiernos no deben renunciar a su obligación de garantizar el acceso universal al agua potable y saneamiento a las empresas privadas. (…).

Los gobiernos deben cumplir con su obligación de garantizar el uso sostenible y la distribución equitativa de los suministros de agua dulce del mundo, si queremos detener la creciente amenaza de las sequías y la escasez de agua. (…). En 2014, América Central vio la peor sequía en casi media década, dejando millones de personas al borde de la inanición. En la región propensa a la sequía conocida como el “corredor seco”, que se extiende por Guatemala, El Salvador, Honduras y Nicaragua, los agricultores de subsistencia están compitiendo por agua para cultivar arroz y frijoles en contra de grandes proyectos mineros que requieren mucha agua.

La buena noticia es que estas tragedias se pueden prevenir si se toman las decisiones correctas. (…). En respuesta a la necesidad de agua limpia y segura, esencial para la vida, se ha convertido en una parte esencial de la obra de los salesianos en algunas de las zonas más remotas de su misión. (…). Algunos ejemplos de este trabajo para proporcionar agua limpia son:

Brasil

Grave contaminación del agua en una zona remota del oeste de Brasil, que fue el resultado del uso de plaguicidas por corporaciones multinacionales estaba amenazando la vida de las poblaciones indígenas Xavante y Bororo. Un hermano salesiano alemán que trabaja en la zona diseñó un camión móvil de perforación y comenzó la perforación de agua limpia en zonas anteriormente inaccesibles. También inventó y patentó una bomba subibaja que saca agua de las profundidades del pozo. (…).

Camboya

En la provincia de Kep en Camboya, Escuela Técnica Don Bosco comenzó una torre de agua con tanques de reserva para proporcionar agua potable para la escuela y sus alrededores en los años venideros. (…).

Etiopía

Más de 1,200 personas en la zona de Gambella de Etiopía ahora tienen acceso al agua potable gracias a cinco nuevos pozos cavados por los salesianos. (…).

India

Ayudar a las generaciones futuras para asegurar que el agua limpia y segura en su área, Don Bosco Centro para el Aprendizaje en Kura, la India ha abierto un nuevo centro que se centra en la capacitación para el trabajo en el desarrollo de tecnologías relacionadas con el agua. (…).

DATOS

Un niño muere de una enfermedad relacionada con el agua cada 21 segundos y se calcula que 3.4 millones de personas mueren cada año por el agua contaminada y las enfermedades relacionadas con la higiene. A medida que se avanza con la Agenda Post 2015 para finalizar los Objetivos de Desarrollo Sostenible, es esencial que se mida y declare el compromiso mundial de agua y saneamiento no solo como la gestión del agua y el saneamiento, sino como el compromiso que protege el derecho humano al agua y saneamiento.

A %d blogueros les gusta esto: