Actualidad

En Memoria de un Misionero

En Memoria de un Misionero

Fr René Flores OFM,

Padre Luis, como te conoció la gente sencilla sedienta de eternidad;

Padre Luis, como sonaba tu nombre al ser pronunciado por los que te rodearon y sintieron tus palabras llenas de luz y vida; palabras cargadas de Reino y evangelio; palabras con amor y esperanza.

Padre Luis, hombre que recorrió lugares con aroma y sabor a pueblo, fue el pueblo que te volcó a la Palabra, a la sencillez del evangelio que es como una flor sin defensa, sólo una flor.

Padre Luis, así te recordamos, así te recuerdan muchos delegados y delegadas, que los guiaste por los caminos de la contemplación transformadora, liberadora y esperanzadora, por ese silencio cargado de PALABRA Y ESPIRITU.

Padre Luis, así suena tu nombre, no por sentirte clerical con un talante superior a los otros hermanos y hermanas a los que acompañabas, es todo lo contrario; fuiste hermano, presentaste con firmeza la igualdad de los hijos e hijas de Dios, la grandeza del Bautismo, como inicio del seguimiento de Jesús.

Padre Luis, así quedas en los corazones, en la memoria afectiva de tantos hondureños; tu palabra y pensamiento llega a muchos rincones de este territorio, tu memoria es una palabra motivadora a seguir caminando en el misterio del silencio contemplativo, del amor que transforma, de la gratitud que se hace presente.

Padre Luis, nos enseñaste a buscar la Buena Noticia con tanta reverencia e incredulidad, con tanta profundidad y amor, a estar ante el misterio Jesús con la gratitud de un discípulo amado.

Padre Luis, te recordaremos con tu sonrisa, en especial, riéndote de ti mismo, de tu ser enfermo, limitado y plenamente humano…GRACIAS PADRE LUIS, GRACIAS.

Fr René Flores OFM, 10 febrero de 2015

A %d blogueros les gusta esto: