Editorial

Editorial del Domingo 15 de Febrero de 2015

editorialGlobalización de la indiferencia
El próximo 18 de febrero es “Miércoles de Ceniza”, el día de inicio de la Cuaresma que es  el tiempo litúrgico cuyo propósito es lograr una preparación espiritual en la Iglesia, en las parroquias y comunidades, así como cada uno de los fieles, para vivir en plenitud la Pascua del Señor.
La Cuaresma es “tiempo  de gracia”, que suscita una vivencia más profunda  del misterio pascual: la muerte y la resurrección del Señor Jesús. Lo cual es primicia de la resurrección eterna de cada uno de los fieles. Ello significará el goce de la vida eterna, para quienes hayan tomado la decisión de hacer de Jesús, el Señor de sus vidas; y además consagren su existencia al amor del prójimo, evangelizándolo y sirviéndolo generosamente.
La Cuaresma es un lapso de cuarenta días para intentar una conversión espiritual intensa, tratando de vivir a profundidad  las gracias del Bautismo, la Confirmación y sobre todo la Confesión y la Eucaristía.
Ello se logra mediante la oración, las privaciones voluntarias como ayuno y abstinencia, así como la limosna. La limosna entendida como obras de ayuda al prójimo que constituyan  un auténtico desprendimiento de los bienes materiales y signifiquen una verdadera renuncia al egoísmo. No se trata de practicar una penitencia intimista, individualista o egoísta, sino debe ser externa y social.
La penitencia externa en el Mensaje para la Cuaresma que ha enviado el Papa Francisco para todos los fieles,está explicada así: “La Cuaresma es un tiempo propicio para mostrar interés por el otro, con un signo concreto, aunque sea pequeño. El sufrimiento del prójimo constituye un llamado a la conversión”.
La conversión exige que no caigamos en la indiferencia. Que porque estamos bien y a gusto nos olvidamos de quienes no lo están (Honduras: 62% de población en pobreza). Esta es una actitud de indiferencia, que hoy ha alcanzado dimensión mundial, y por eso se habla de la “globalización de la indiferencia”. Indiferencia al sufrimiento y la injusticia del excluido.
El Papa Francisco estructuró su Mensaje de Cuaresma alrededor de tres frases bíblicas:
1 “Si un miembro sufre, todos sufren con él” (1 Co 12,26) – La Iglesia”
En esta cita Paulina, el Papa enfatiza en la necesidad de renovación de toda la Iglesia, para no ser indiferente y para no cerrarse en sí misma. La obra de Jesús realizada por la Encarnación debe ser el modelo para la renovación de la Iglesia. Por lo tanto, la Iglesia debe estar siempre a la escucha de lo que Dios habla por medio de los Profetas.
2”¿Dónde está tu hermano?” (Gn 4,9) – Las parroquias y las comunidades
En este apartado, el Papa indica que la renovación cuaresmal tiene que partir desde la parroquia y las comunidades, que conforman el centro de la Iglesia. La conversión sin la caridad no tiene sentido, por ello tiene que concretarse en hechos, tanto en las parroquias como en las comunidades que según el Papa tienen que ser “islas de la misericordia en medio de la indiferencia”
3 “Fortalezcan sus corazones” (St 5,8) – La persona creyente
Es necesario orar en la comunión de los santos. Junto con los santos que encontraron su plenitud en Dios, formamos parte de una comunión, en la cual,siempre el amor vence a la indiferencia.
Por ello el Papa solicita que se celebre, en toda la Iglesia, el próximo 13 de marzo, que coincide con el segundo aniversario de su elección pontificia, la iniciativa “24 horas con el Señor”, cuyo lema este año es “Dios rico en misericordia”.
Hasta este punto se puede analizar, que elcamino de cambio espiritual que presenta el Papa Francisco no se debe agotar en los cuarenta días de la Cuaresma, sino que es una senda que puede servir para una conversión continua de los cristianos, tal  como han expresado los Obispos de América Latina en el Documento de Aparecida.
Según el Papa se trata de vivir un camino de formación del corazón.La misericordia exige tener un corazón fuerte, firme, abierto a Dios. Un corazón que se deje llevar por el Espíritu Santo, y sea guiado por los caminos del amor que conducen al servicio de los hermanos y las hermanas.
Como lo expresara el Señor Jesús: “Felices los misericordiosos….Porque ellos alcanzarán misericordia”

A %d blogueros les gusta esto: