Actualidad Comayagua Diócesis

Semana de Fiesta en el Seminario Mayor “Cristo Sumo Sacerdote”

Con gran júbilo y alegría se vivió esta semana la inauguración de clases en las instalaciones del Seminario Mayor “Cristo Sumo Sacerdote” con sede en la ciudad de Comayagua. Posteriormente, se celebraron las vísperas de la Solemnidad de la Patrona de Honduras, la Virgen de Suyapa.

Para pedir la bendición y protección de Dios, se celebró una Eucaristía presidida por monseñor Roberto Camilleri, O.F.M., y concelebrada por los formadores y profesores del Seminario. Se contó con la presencia de todos los seminaristas y algunos profesores laicos para esta ceremonia. “Estamos aquí pidiéndole a Dios su compañía en este proyecto que, al igual que todos los años anteriores, es Él quien lo mantiene” dijo Monseñor Roberto al comenzar la homilía.

Un tema que sobresalió y que hizo mucho hincapié el Obispo fue en el compromiso del estudio, pues “son muchas las almas que exigen sacerdotes preparados y no debemos darnos el lujo de la mediocridad…”, lo importante es ver el sentido preparatorio y de sacrificio anticipado que los estudios representan para el seminarista. Además pidió un “mayor acercamiento y confianza entre los seminaristas con sus formadores”. Igualmente expresó su alegría al contar ya con 31 seminaristas incluyendo 7 jóvenes que terminaron su Año Propedéutico el pasado 2014 y un seminarista originario de la Diócesis de Olancho. “Esto nos motiva a seguir en la promoción vocacional que se realiza dentro de nuestra Diócesis” expresó Mons.

También agradeció a los sacerdotes que sirven en el Seminario, ya sea como formadores, como profesores o como directores espirituales y confesores, al igual que agradeció la colaboración de laicos profesionales que brindan su servicio de enseñanza para la formación de los seminaristas.

Dentro de la Misa de inauguración se vivió otro momento importante, pues tres seminaristas recibieron el “Admissio”, que es un paso necesario para empezar los estudios teológicos. La “Admisión” de los seminaristas para ser considerados “candidatos para acceder a las Ordenes Mayores” siempre se realiza al comenzar cada año y después de haber culminado sus estudios filosóficos.

Pasada la tarde, comenzó la celebración en honor a nuestra Madre y Patrona, la Virgen de Suyapa, con las vísperas solemnes y siguiendo la transmisión de la alborada. Todo esto como preparación para la verdadera fiesta del día siguiente.

Ya el tres de febrero, se comenzó con las “mañanitas” a la Morenita, con cantos apropiados; se rezaron las Laudes solemnes para dar paso llevar en procesión por las instalaciones del Seminario, una imagen de Nuestra Patrona, rezando el Santo Rosario. A las 11.00 Am se celebró la Santa Misa en honor a nuestra Patrona; donde el padre Henry Joel Velázquez formador, incentivó a la piedad mariana y la importancia del papel de María Santísima en la vocación de cada uno y la misión de la Iglesia, como defensora ante el maligno y custodia de la fe. “los santos nos han dado un ejemplo de cómo tratar al nuestra Madre, la Virgen María… lo importante es reconocer el sentimiento que nos une como hondureños al tener una misma Madre”, expresó el padre Henry. Para terminar el día con broche de oro, se culminó con las Completas y el fin de la Novena.

Todo esto motiva e impulsa a nuestros seminaristas para ir, poco a poco, entregándose al Señor en el diario vivir y así lleguen a ser Pastores “según el Corazón de nuestro Señor Jesucristo” de la mano con nuestra Madre, la Virgen María. Pedimos sus oraciones por todos los proyectos de Mons. Roberto, especialmente por el Seminario Mayor que es, como lo expresa la Pastores Dabo Vobis, “el Corazón de la Diócesis”.

A la virgen de Suyapa

Junto a la arboleda de los pinares

Y al toque solemne del viento galopante entre los arboles

Del Piligüin, está esperando la Señora al labrador

¡Regalo del cielo para mi tierra!

¿Por qué esperaste la noche Madre mía?

¿No ves que el labrador tozudo no te reconocería?

Pero así lo quisiste por amor y por sencilla

Al fin se cansó de ti y al morral fuiste a descansar

Madre mía de Suyapa, sorpresa de los Colindres

¡Y pedacito de cielo para mi tierra!

Considerada por los suyapenses revelación milagrosa

Cual hecho en otros países.

Saliste de la casa de los Colindres rumbo

Al palacio fabricado de adobe, cuyo frontispicio

Se abre al cortejo suyapense y a la reina del Piligüin

Sitio de honor en el que recibes suplicas y mercedes das.

Me ves aquí tu centinela

Como tu primer guardián Ana Caraballo

Y al son de guitarra y piano

Gracias y honor te vengo a tributar yo.

En completa oración te encuentro arrobada

Y romper mi pobre corazón quiero

Unirlo al tuyo, y cuando la herida ya cosida

Entonces mi ánima estará lista y morir prefiero.

Wanergen Renán Portillo Rivera.

A %d blogueros les gusta esto: