Diócesis La Ceiba

Realizan en La Ceiba encuentro de las familias de los seminaristas

Los padres, hermanos y demás familiares junto a los muchachos que ya están  y los que ingresarán en el Seminario Mayor Nuestra Señora de Suyapa.
Los padres, hermanos y demás familiares junto a los muchachos que ya están y los que ingresarán en el Seminario Mayor Nuestra Señora de Suyapa.

La Diócesis de La Ceiba, que apenas lleva tres años de haber sido creada,   cuenta con 12 seminaristas mayores, ocho en Filosofía, dos en Teología y dos de ellos se encuentran ya en su año pastoral.
Colaboración
Justo Noel Pagoada Rivera
Fotos: Dania Alejandra Velásquez
Porque las familias son la primera escuela de formación y el hogar es el semillero de las vocaciones, la Diócesis de La Ceiba, realizó un encuentro entre las familias de los jóvenes que cursan sus estdios en el Seminario Mayor Nuestra Señora de Suyapa.
El encuentro contó con la presencia de Monseñor Miguel Lenihan OFM, Obispo de La Ceiba y se realizó en la Parrquia La Natividad en 24 de enero recién pasado.
El objetivo de esta convivencia fue el de mantener la unidad y la fraternidad entre los nuevos jóvenes que han optado por la vida sacerdotal y sus respectivas familias .
La Diócesis de La Ceiba,  que apenas lleva tres años de haber sido creada,   cuenta con 12 seminaristas mayores, ocho en Filosofía, dos en Teología y dos de ellos se encuentran ya en su año pastoral.
En este encuentro los padres de las familias en unión con los seminaristas contaron sus experiencias de cómo ha surgido la vocación de sus hijos. El obispo también compartió  unas palabras de agradecimiento a los padres por su generosidad, colaboración y ayuda para con la Iglesia, les exhortó a que sigan trabajando por las vocaciones de todos, en su palabras motivó a los seminaristas para que sean fuertes y audaces en sus estudios.
En este encuentro hubo momentos de animación, participación, y juegos también momentos de oración meditación y la Eucaristía. El encuentro tuvo su fin con el almuerzo y la oración de despedida. Es grato pasar un rato agradable con los familiares de todos los seminaristas es una experiencia muy edificante para el proceso de formación.
También, a ti joven que estás leyendo este artículo, te animo a ser parte de la gran familia de Dios, tu puedes ser el próximo vocacionado de estos encuentros. Deja todo y toma tu decisión, no lo pienses más, recibe los talleres de formación y forma parte de la familia de los seminaristas y del clero diocesano. Con cariño y amor fraterno te deseo que la Santísima Virgen María en compañía de su castísimo esposo San José y el Niño Dios te bendiga y te acompañen.

A %d blogueros les gusta esto: