Diócesis San Pedro Sula

MADRES MAESTRAS, COMPROMISO Y ENVÍO

Johanna Kattan

jokattan@unicah.edu

Hoy, terminadas las dos semana de preparación intensiva inicial, 180 mujeres han renovado o hecho por primera vez, desde su fe, el compromiso de voluntariado como Madres Maestras . Los 21 Jardines de Párvulos de la Iglesia Católica en bordos y colonias marginales son signo del compromiso de la Iglesia sampedrana con los pequeños y con los que corren riesgo de exclusión.

Desde que ahora hace 20 años,  la Hna. Consuelo Martínez iniciara el primer Jardín son muchos los frutos obtenidos. El pasado 2014 fueron 600 los niños que experimentaron que «toda madre es maestra» y que el cariño, el respeto, la acogida multiplican la eficacia de unas habilidades pedagógicas que las Madres Maestras cuidan y desarrollan permanentemente.

Felicidades al programa y a cada Madre Maestra.

PROFESIÓN DE FE Y COMPROMISO

Mujeres, mamás, maestras, amadas del Padre, congregadas en el Señor Jesús y guiadas por su Espíritu:

 ¿Creen ustedes que la vida es don y regalo de Dios que a cada uno ama entrañable y maternalmente, que nos ha creado mujeres y varones a su imagen y semejanza y que quiere que cada uno viva en dignidad y en paz, compartiendo todos los bienes que Él ha creado?

¿Creen ustedes que el amor de Dios ha llegado a su plenitud entregándonos a su Hijo amado, nacido de María Virgen, que, hombre entre los hombres, creció en una familia en sabiduría, estatura y gracia; que pasó haciendo el bien y liberando de toda esclavitud y de todo mal, que amó y defendió a todos los pequeños, marginados y oprimidos; que fue rechazado y ejecutado por su amor a la justicia, que, resucitado, es para nosotros Señor y fuente de vida, que nos congrega y envía para que todos en él tengan vida?

¿Creen ustedes que el Espíritu que hizo presente al Hijo de Dios en María, el que condujo su vida para anunciar la Buena Noticia a los Pobres , el que lo resucitó de entre los muertos, ese mismo Espíritu nos une y transforma en él, nos da un corazón nuevo capaz de amar, nos congrega de todos los pueblos, razas y lengua para que crezcamos en bondad y sabiduría todos los días?

Desde esa fe, sabiéndose amadas de Dios, llamadas por Jesucristo el Señor y animadas por su Espíritu:

 ¿Quieren servir en sus comunidades como Madres Maestras para que todos los pequeños experimenten su dignidad y aprendan a vivir y a aprender con alegría; para que las mamás y papás crezcan junto a ellos en bondad y para que toda la comunidad avance en solidaridad y compromiso con la paz?

 ¿Quieren vivir este compromiso durante este año en libertad, con fidelidad y dedicación, formándose permanentemente y caminando en fraternidad con las otras Madres Maestras y con su comunidad cristiana?

 Que Dios, Padre de bondad y misericordia les conceda experimentar cada día su bondad y ternura; acompañe y haga fecunda su tarea y les llene, junto a su familia, con toda clase de bienes. Amén.

 Que Jesús, Cristo y Señor nuestro, les mantenga unidas en amor, les dé fortaleza ante las dificultades y constancia en la misión y les haga testigos fieles de su amor por los pequeños. Amén.

 Que el Espíritu les dé sabiduría para aprender, sencillez para compartir y creatividad y eficacia para enseñar. Amén.

A %d blogueros les gusta esto: