Diócesis Juticalpa

Diócesis celebra la apertura del año de la vida consagrada

Una jornada que duró todo un día, convocada por Monseñor José Bonello ofm, quien estima con gran corazón y valora el trabajo que realizan los consagrados en el departamento de Olancho.
Foto/Texto: Carlos Moreno
Corresponsal en Juticalpa
Gran fiesta de consagrados vivió la diócesis de Juticalpa, al inaugurar el año de la vida consagrada, el cual tuvo lugar en el monasterio Nuestra Señora de Guadalupe, hogar de las Hermanas Clarisas en las pampas olanchanas.
La celebración que gozó de un espíritu de comunión entre las comunidades religiosas de hombres y mujeres presentes en la diócesis, que asociados se conocen como la Conferencia de Religiosas y Religiosas de Olancho (CONFRO)

LA JORNADA
Una jornada que duró todo un día, convocada por Monseñor José Bonello  , quien estima con gran corazón y valora el trabajo que realizan los consagrados en el departamento de Olancho.
Para vivir esta inauguración, que seguramente traerá otros momentos en el año, participaron los frailes Franciscanos Conventuales y Franciscanos Menores; y por las Hermanas religiosas participaron Misioneras Lauritas, Franciscanas Cooperadoras Parroquiales de la Asunción, Misioneras de la Presentación, Carmelitas, Mensajeras y Franciscanas de María Inmaculada.
Hay que destacar de manera especial la elección del lugar, para contar la presencia de las Hermanas Clarisas, único monasterio de vida contemplativa en la diócesis, con las cuales llegaron a ser 62 entre religiosas y religiosos.
Durante el desarrollo de la jornada se ha tenido como punto de partida la carta “Alegraos” escrita por el Papa Francisco para todas las religiosas y religiosos, para compartir la dicha del servicio religiosos en el mundo; carta que sirvió como tema de reflexión el cual fue ofrecido por fray Marcos, sacerdote carmelita con misión en Lepaterique, de la Arquidiócesis de Tegucigalpa
ENCUENTRO FRATERNAL
Por la tarde, los consagrados definieron sus encuentros para el año 2015, que serán espacio de vitalidad fraternal para todos los presentes en este territorio misionero olanchano. Desde este hermoso encuentro los presentes se unieron a la partida de Sor Doris Olmos, franciscana cooperadora guatemalteca que partió a la casa del Padre Celestial estando presente en el Salvador. Al final del día, las Hermanas y hermanos concordaron sobre la valoración de la jornada, la cual describieron como una hermosa jornada de fraternidad.A la cual Monseñor José agradeció la presencia de Todos. Sor Silvia Rivera presidente de la CONFRO, agradeció el trabajo de este año, especialmente por el don de servicio que se ve reflejada con la presencia de ellos en las comunidades que atienden en diferentes parroquias de nuestra diócesis.
Felicidades y muchas gracias a nuestras Hermanas y Hermanos Religiosos.

A %d blogueros les gusta esto: