Arquidiócesis

Devoción Mariana: Carnaval de la hermandad en fiesta de La Gritería

Ella es portadora de la verdad revelada a los hombres y mujeres, despertando fe y esperanza.
Las gargantas de cientos de devotos de la Reina del Cielo se unierán para gritar a viva voz: ¿Quién causa tanta alegría? ¡La Concepción de María!
Una vez más la tradición, la devoción y el fervor volverán la tarde-noche del siete de diciembre a las colonias Loarque y Río Grande para celebrar “La Gritería”.
Se trata de la fiesta de expresión religiosa mariana más popular de la República de Nicaragua, que se realiza en la antesala de la solemnidad en honor a la Inmaculada Concepción de María, conocida también como La Purísima.   Los portones que ahora custodian muchas de las calles, avenidas y viviendas en estos sectores, como parte del programa municipal “Barrios más Seguros”, serán aperturados  para permitir el ingreso de feligreses, quienes movidos por la devoción llegarán para festejar este domingo siete de diciembre, e ir al encuentro de su santa patrona.
Esta fiesta cada año tiene más arraigo entre los capitalinos, quienes le imprimen ese singular sentimiento y amor catracho que les despierta La Purisíma. De esta manera, “La Gritería” se ha popularizado ya que a ella asisten devotos de varias colonias, y se ha convertido en una tradición que, además, está caracterizada por la convivencia familiar y la hermandad.

Devoción mariana
Como lo marca la tradición, este 2014  la fiesta de La Gritería cumple 34 años de haberse instituido en Comayagüela  y particularmente en Río Grande. traida pór el devoto mariano de origen nicaragüense Bayardo Urcuyo, La devoción a la Reina del Cielo bajo la advocación de La Purísima se ha propagado y  en las viviendas se le rinde el más alto honor. En el  merecido tributo para la concebida sin mancha y pecado original se elaboraron altares donde se destacó su venerable imagen.
“Ya se cumplen 34 años, es increíble ver cómo la gente se acerca para cantar, rezarle con gran devoción a mí Purísima”, expresó con emoción Urcuyo. Con la ayuda de la comunidad nicaragüense establecida en Honduras, el devoto mariano, se encargó de contratar las bandas que amenizaron la fiesta. Asimismo, le apoyan en la adquisición de las imágenes de la Inmaculada Concepción, las que se reparten entre los fieles con el propósito de que cada año surjan más fieles y devotos.Este año se elaboraran más de 100 altares, en su mayoría de fieles hondureños.

La noche más bella
Así como esta celebración hace que cada siete de diciembre Nicaragua viva la noche más bella, igual pasa en las capitalinas colonias.
“La Gritería”, que nació a finales del siglo XIX en León, Nicaragua, se convierte en una gran fiesta con propósito de evangelizar y difundir el fervor mariano.
Mientras en las viviendas los fieles se reúnen alrededor del altar para cantar, rezar y darle vivas a La Purísima, en las calles hay algarabía.
A la celebración de la noche más bella, no pueden faltar los tradicionales bailes de las famosas gigantonas, ataviadas con ropaje colorido y que son una representación de la mujer española.
A ellas las acompañan los enanos cabezones. para hacer una danza jocosa, acompañada por la música de banda  que interpreta la agrupación Tradición Cultural del Baile de la Gigantona, de León.
El baile que también es acompañado por el personaje el Pepe Contento surgió en León durante el siglo XIV y hace alusión y protesta a la época de la colonia, cuando el interés de España era esclavizar al indígena.
La celebración de “La Gritería” ha venido a consolidar y estrechar los lazos de amistad entre dos naciones Hermanas: Nicaragua y Honduras.
Una muestra de lo que representa el intercambio cultural es la tradicional “gorra”, que se constituye en las golosinas, bebidas y platillos típicos que se reparten a los visitantes que llegan a las casas.
Los nicaragüenses ofrecen bolsas con dulces elaborados a base de pinol, yuca con chicharrón y fresco de cacao, sin faltar frutas como naranja y bananos.
Mientas los hondureños ponen a disposición la gastronomía catracha con los tamalitos de frijoles, horchata y ayote en miel, entre otras suculencias.

A %d blogueros les gusta esto: