Actualidad Destacado

Declaración Universal de Derechos Humanos: utopía que cumple 66 años

El 10 de diciembre de 1948 se recoge en 30 artículos la Declaración Universal de los  Derechos Humanos considerados básicos. Hace 25 años se realiza la Convención sobre los Derechos del Niño. Honduras en 1992, forma parte de este tratado.
Texto y fotos: Eddy Romero
emromero@unicah.edu
La Declaración Universalde Derechos Humanos cumplirá 66 años este próximo 10 de diciembre, cuando se emitió en 1948, un respiro de alivio se escuchó en el mundo, que aún sufría las consecuencias de la Segunda Guerra Mundial y comenzaba a acentuarse la hegemonía de las grandes potencias sobre los territorios repartidos después de la conflagración.
La mayoría de los derechos proclamados en esa Declaración no se cumplen, pese a que  casi todos los países son  signatarios y saben de la fuerza moral contenida en los principios de esa Declaración que contiene 30 artículos y un preámbulo.
Su base es el principio fundamentalque todos los seres humanos deben ser tratados con igualdad y es preciso respetar su valor natural.
Además de la valiosa Declaración que hizo suspirar al mundo, hay otra más específica que recientemente cumplió25 años, en donde se les prometió a los niños del mundo, que todos los países firmantes harían  todo lo que estuviera a su alcance para protegerlo,  promover su derecho a sobrevivir;  a prosperar en la vida,  aprender y crecer, así como hacer oír sus voces y ayudarles a desarrollar plenamente todo su potencial.
Ambas declaraciones son instrumentos de carácter humanitario, fundamentados en qué necesita  la sociedad y los pueblos, sus estados, sus organizaciones representativas, para comprometerse a construir un mundo mejor. Honduras es signataria de ambos instrumentos y convenios internacionales.
A pesar de esos avances generalizados, todavía hay muchas personas que han quedado más rezagados que antes. A los desafíos antiguos se  han sumado nuevos problemas que privan a tantos de sus derechos,  como de los beneficios del desarrollo.
Seis de los ocho Objetivos de Desarrollo para el Milenio pueden lograrse mejor si se protegen los derechos de la infancia a la salud, la educación, la protección y la igualdad.
No puede darse una toma de conciencia de los derechos fundamentales y su posterior acción ciudadana, sin un programa educativo que incluya y aborde la problemática de los Derechos Humanos y la defensa de las políticas y programas que hacen posible una sociedad más justa e igualitaria, evitando el abismo entre la teoría y la práctica.

ACTUALIDAD
Para el sociólogo Ernesto Bardales, coordinador del Proyecto Regional de Centro América por los Derechos de la Niñez en Honduras,  “después de 25 años de haberse firmado la Convención sobre los Derechos del Niño, es un buen momento para evaluar el desempeño de los grupos gobernantes de esa época,  que asumieron el compromiso en nombre de todos los hondureños.  Qué disposiciones tomaron, qué medidas internas de país tomaron, hoy lo podemos evaluar, ¿cómo?: Revisando la situación de la niñez”
Bardales pertenece al grupo de trabajo de la Red de Instituciones por los Derechos de la Niñez (COIPRODEN), y sostiene que el propósito de la Declaración de los Derechos Humanos, “es darnos cuenta que hay personas que no estaban siendo correctamente atendido por las sociedades, por los Estados.  Darnos cuenta,  por ejemplo,  que los segmentos poblacionales niñez, adolescencia y juventud,  son ese capital humano que no sólo representan un presente,  sino que  un futuro  y la principal riqueza de las sociedades está en esas niñas, en esos niños”.
Esta riqueza sólo va a ser posible, si se protege,  si se le cuida, si le ayudan a desarrollarse, si le generan las mejores condiciones de vida posible, desde el momento de su concepción.
Javier Zelaya, coordinador de Derechos Humanos de la Pastoral Social Cáritas dijo que hay una “preocupación sobre la sistemática violación a los derechos humanos de la niñez, se da esta violación a través de los asesinatos, niños secuestrados, violados sexualmente.  Una situación de violencia estructural que vive la niñez y la adolescencia en el país”.

DIMENSIONES
Según el experto de COIPRODEN no existe respeto a los derechos humanos y,  especialmente,  respeto a los derechos de los niños,  porque existe un “sistema de salud quebrado, no hay opciones de salud para la niñez en sus comunidades,  prácticamente son inexistentes y lo que existe,son redes de salud privadas.  Para las familias pobres es imposible tener acceso y disfrutar de este tipo de servicios”.
En el tema educativo expresó: “Si  bien es cierto se reconocen algunos logros, porque están los datos que respaldan los avances del país, pero aún quienes somos promotores sociales de derecho  para la niñez, adolescencia y juventud, no estamos satisfechos, por los niveles educativos que hay en el país”.
El problema educativo va más allá de la infraestructura que se ha desarrollado;  más allá de la cantidad de material didáctico disponible, de la tecnología que se implementa.  Fuera de todo eso, a Bardales le preocupan dos cosas, una es la cobertura, especialmente para los adolescentes y la otra los contenidos de los currículos.
“Nos preocupa también el hecho que no estamos incorporando esos conocimientos, esos avances científicos, académicos y pedagógicos al sistema educativo, el cual es muy lento, reacciona muy lentoy se gasta una enorme cantidad de dinero.Según los años, la inversión en educación  ha variado entre el 14 y 21 % del Producto Interno Bruto. Igual sucede en el sector salud  y esto nos parece muy poco” apuntó Bardales.
Otra de las dimensiones que se deben consideran, son los espacios recreativos, esto es un grave problema porque no hay espacios públicos, no hay suficientes áreas recreativas donde los niños puedan tener esas posibilidades de interactuar, de desarrollarse más integralmente.  Oportunidades para aprender habilidades y destrezas para el arte.

PROPUESTAS
Cáritas propone que las organizaciones de la sociedad civil y las iglesias deben  presionar para que las cooperaciones al desarrollo y de  fomento de acciones de bienestar social en la población, estén condicionadas a los informes que presentan las organizaciones ante el Comité de Ginebra. “Deberían revisar las condiciones que se presentan para que condicione la asistencia a este país. El gobierno tiene que sentir esta presión internacional”.
“Deberían de condicionarlo, para que toda cooperación pase por estas condiciones y mejoren la situación del país, el problema es que no hay medidas de acompañamiento para velar que estas recomendaciones se cumplan” dijo Javier Zelaya.
“Nosotros específicamente manejamos un proyecto que se llama “Somos voz” en conjunto con otras tres organizaciones, inculcando en los niños la vivencia y el enfoque de derecho en algunas escuelas.  Pretendemos involucrar a los maestros en el enfoque de derechos, dando formación con tres módulos que se imparten una vez a la semana, para que estos niños y jóvenes sean lo portavoces en los gobiernos escolares” dijo Jennifer Moncada, de la Asociación Libre Expresión.

A %d blogueros les gusta esto: