Actualidad

Setenta privadas de libertad culminan su educación básica

Setenta privadas de libertad de la Penitenciaría Nacional de Femenina de Adaptación Social se graduaron su educación primaria y otras el ciclo básico y ahora aspiran a obtener su título de secundaria.

Según las autoridades de ese centro penal hay 123 reclusas que han decido comenzar y comenzar sus estudios y esto es parte del proceso de rehabilitación de esas compatriotas que por uno u otro motivo infringieron la ley. Ellas han solicitado a la Secretaría de Educación les permitan culminar sus estudios dentro del reclusorio.

Ante esa solicitud, Keneth Sabillón, subdirector del Instituto Nacional Penitenciario (INP), informó que se realizan los trámites para que el próximo año pueda abrirse la carrera de bachillerato como parte del programa de rehabilitación y reeducación.

A las graduadas se les entregaron los diplomas que certifican que culminaron sus talleres en diferentes oficios impartidos por el Instituto Nacional de Formación Profesional (Infop), entre ellos: bisutería, belleza, costura, reciclado, tejido, cocina y repostería.

Hubo reclusas que recibieron hasta tres cursos a la vez, demostrando de esta manera que existe la posibilidad de rehabilitarse. Muchas de las graduados afirmaron que existen las posibilidades de rehabilitarse dentro del reclusorio.

En la Penitenciaría Femenina hay 316 reclusas, de ellas únicamente 123 estudian los niveles de primaria y secundaria. El sistema educativo no se limita a las reclusas sino que se extiende a sus pequeños hijos que crecen en medio de las rejas.

A %d blogueros les gusta esto: